Colombia busca cómo impulsar su café en zonas violentas

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia dio a conocer una nueva estrategia para apoyar y promocionar el café local en zonas afectadas por violencia y narcotráfico.

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia dio a conocer una nueva estrategia para apoyar y promocionar el café local en zonas afectadas por violencia y narcotráfico.

La iniciativa se llama Coffe For Peace y tuvo el respaldo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

El proyecto se dio a conocer el jueves durante una feria internacional en Bogotá. Asistieron más de 20 productores de café de diversas zonas afectadas.

El gerente de la federación, Roberto Vélez, dijo a The Associated Press que la estrategia se concentra promover negocios sostenibles entre varios grupos familiares caficultores de seis de los treinta y dos departamentos del país, como Antioquia, Caquetá, Cauca, y Valle del Cauca.

Asimismo, consiste en acciones de promoción y mercadeo, desarrollo comercial en las zonas afectadas, implementación de prácticas básicas de cultivo, desarrollo de microprocesadores para mejorar la calidad de los granos y alianzas con plataformas de comercio electrónico entre otras.

Vélez agregó que espera que la estrategia amplíe su cobertura y mejore la conexión entre productores, compradores y tostadores.

Coffe For Peace en Colombia se dio a conocer en junio durante la feria World Coffe en Berlín, Alemania, donde se promociono el café ecolombiano y se firmó un acuerdo de negocios entre una empresa alemana y otra colombiana --del departamento del Meta-- para la compra de 100 toneladas anuales de café durante cinco años. Mesetas fue una de las zonas más afectadas por el conflicto entre el gobierno y las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Se estima que este año la producción de café ascienda a 14 millones de sacos, lo que superaría los 13.8 de 2018.

En 2016 se firmó un acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC. El conflicto de más de 50 años dejó al menos 250.000 muertos, 60.000 desaparecidos y millones de desplazados.