Haití: Manifestantes obligan al presidente a modificar acto

El presidente de Haití, que desde hace semanas enfrenta protestas para exigir su renuncia, se vio obligado el jueves a realizar una ceremonia oficial en privado y en medio de fuertes medidas de segur...

El presidente de Haití, que desde hace semanas enfrenta protestas para exigir su renuncia, se vio obligado el jueves a realizar una ceremonia oficial en privado y en medio de fuertes medidas de seguridad para lo que generalmente es un acto público en honor a uno de los fundadores del país.

Jovenel Moí¯se y otros funcionarios llegaron al Museo Nacional del Panteón en el centro de la capital Puerto Príncipe. Cientos de policías armados cerraron la zona cuando los manifestantes que exigen su renuncia comenzaron a congregarse cerca de ahí.

Esta no es la manera como un gobierno debe funcionar, dijo Mario Terrain, de 29 años, quien está desempleado. El presidente se está escondiendo.

Moí¯se se fue después de la breve ceremonia para conmemorar la muerte de Jean-Jacques Dessalines, cuyo gobierno terminó en 1806 tras una revuelta militar. Los manifestantes impidieron que Moí¯se visitara Pont-Rouge, el sitio al norte de la capital donde Dessalines fue asesinado y en el que generalmente se realiza la ceremonia.

El malestar por la corrupción, la inflación y la escasez de bienes básicos, incluyendo el combustible, ha provocado grandes protestas que comenzaron hace cinco semanas y derivaron en el cierre de empresas y escuelas. Al menos 20 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas, incluyendo un hombre que murió baleado el jueves durante una protesta. Testigos dijeron que un grupo de manifestantes le disparó al hombre e hirió a otro que fue llevado al hospital cuando intentaron robarles sus pertenencias.

Miles de manifestantes se reunieron en Puerto Príncipe y se enfrentaron con la policía, y una multitud menor se congregó en Pont-Rouge para protestar contra Moí¯se.

Retamos al presidente a que venga, dijo Joel Theodore, de 28 años. Será su último día en el cargo.

La violencia también estalló en las localidades de Leogane y Gressier, al oeste de Puerto Príncipe, donde los manifestantes le prendieron fuego a edificios de gobierno, entre ellos una estación de policía.

En una conferencia de prensa sorpresa el martes, el presidente dijo que no renunciaría y reiteró su llamado a la unidad y el diálogo. Sin embargo, los líderes de la oposición advirtieron que los manifestantes permanecerán en las calles hasta que el mandatario renuncie.

Moí¯se sólo respondió un par de preguntas de los reporteros el jueves antes de retirarse del museo.