EEUU: jurado delibera sobre hermano de presidente hondureño

Un jurado de diez mujeres y dos hombres se encerró el jueves para decidir si declara al hermano del presidente de Honduras culpable o no de traficar miles de kilos de cocaína a Estados Unidos.

Un jurado de diez mujeres y dos hombres se encerró el jueves para decidir si declara al hermano del presidente de Honduras culpable o no de traficar miles de kilos de cocaína a Estados Unidos.

En el noveno día de juicio a Tony Hernandez, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, el jurado inició sus deliberaciones sin llegar a una conclusión al final del día. Sólo envió una nota al juez Kevin Castel pidiendo el testimonio de tres extraficantes que hablaron en el juicio: Amilcar Alexander Ardón, Victor Hugo Díaz Morales, alias El Rojo y Fernando Chang Monroy.

Más de 60 hondureños acudieron a la corte federal de Manhattan para presenciar el veredicto. Se sabía que no todos cabrían en la sala, por lo que muchos se presentaron temprano para ser los primeros. Cuando se abrían las puertas y entraban en multitud, los guardas de la sala pedían orden.

Amilcar Mejía, un hondureño de 58 años, fue uno de los que acudió al juicio.

Vengo para ver si hay justicia. En mi país no la hay. Para mí justicia es que es culpable, dijo en referencia a Tony Hernández. El hondureño es un mecánico jubilado que lleva 37 años en Estados Unidos.

En la calle, los hondureños sostenían carteles que decían Fuera JOH (en referencia a las siglas del presidente) y Justicia para Honduras.

El jueves el presidente Orlando Hernandez emitió un vídeo en Twitter en el que criticó declaraciones de la fiscalía estadounidense hechas el miércoles durante el juicio. El mandatario dijo que son injustos los señalamientos de que Honduras patrocina el narcotráfico. Destacó que su país pasó de ser el puente del 80% de las drogas que llegaban a Estados Unidos en 2011 a ser el territorio de Centroamérica donde menos droga transita, con solo el 3%.

Respecto a su hermano, dijo que él prometió hace años a los hondureños que no permitiría que familiares o amigos vengan a pedirme favores al margen de la ley.

Cada uno es responsable por sus actos, declaró.