Comandante kurdo: Trump autorizó acuerdo con Rusia y Damasco

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se opuso a un acuerdo al que llegaron las fuerzas sirias de liderazgo kurdo con Rusia y el gobierno sirio para protegerse de una ofensiva turca en el ...

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se opuso a un acuerdo al que llegaron las fuerzas sirias de liderazgo kurdo con Rusia y el gobierno sirio para protegerse de una ofensiva turca en el nordeste de Siria, según dijo el jueves un comandante del contingente mientras sus fuerzas afrontaban un nuevo intento de combatientes respaldados por Ankara de tomar una estratégica ciudad fronteriza.

Trump básicamente dio luz verde al acuerdo en una llamada telefónica el lunes, dijo el comandante Mazloum Abdi a la televisora kurda Ronahi.

El pacto se anunció el domingo, después de que Trump ordenara a sus tropas que se hicieran a un lado ante una ofensiva turca la semana pasada. El acuerdo supone que las tropas del presidente de Siria, Bashar Assad, sustituyen en la práctica a las tropas estadounidenses que había desplegadas en las zonas fronterizas, y Moscú hace de garante del acuerdo.

Dijimos (a Trump) que contactaríamos con el régimen sirio y los rusos para proteger nuestro país y nuestra tierra, dijo a la televisora Abdi, más conocido por su nombre de guerra, Mazloum Kobani. Él dijo ˜No nos oponemos a eso. Lo apoyamos™.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llegó el jueves a Turquía al frente de una delegación que incluía al secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. La comitiva pretendía presionar a Turquía para que aceptara un alto el fuego en su ofensiva. Sin embargo, el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, ha dicho que solo aceptaría un alto el fuego si las fuerzas kurdas abandonan posiciones clave en Siria.

Sin embargo, Trump restó importancia el miércoles a la misma crisis que había enviado a sus colaboradores a una misión de emergencia. El presidente dijo que la situación en el norte de Siria estaba bajo control y que el gobierno sirio protegía ahora a los kurdos.

La canciller alemana, Angela Merkel, volvió a instar el jueves a Turquía a detener su ofensiva militar en Siria, diciendo en el parlamento que la operación hace huir a decenas de miles, entre ellos miles de niños.

La operación militar, indicó, es un drama humanitario con grandes consecuencias geopolíticas que refuerza la posición de Rusia e Irán.

Por ahora, las tropas sirias se han desplegado en la localidad fronteriza de Kobani, más al sur y a lo largo de una importante autopista al oeste.

Entre tanto, los combates por la ciudad estratégica de Ras al-Ayn continuaban. Los combatientes con respaldo turco hicieron un nuevo intento de capturar la plaza, donde las fuerzas lideradas por kurdos han presentado una firme resistencia. Un periodista de Associated Press en el lado turco de la frontera reportó intensos bombardeos contra Ras al-Ayn.

Un oficial de las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por kurdos, dijo que la ciudad había sufrido bombardeos delirantes desde tierra y aire, en un ataque en tres frentes. El bando con apoyo turco hizo pequeños avances en la localidad, aunque había intensas batallas, dijo el oficial, que habló bajo condición de anonimato para comentar detalles de la situación.

Las fuerzas del gobierno sirio se desplegaron al sur de Ras al-Ayn, tomando posición en retaguardia tras las fuerzas kurdas, indicó el oficial.

Los combatientes kurdos estaban aliados con Estados Unidos desde 2014 en la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico. El comandante Abni dijo que la prioridad ahora es detener la invasión turca.

Las fuerzas kurdas decidirán qué hacen con los prisioneros detenidos del grupo EI y sus familias, indicó Abni.

___

El periodista de AP Salar Salim en Erbil, Irak, contribuyó a este despacho.