Crece el sentimiento patriótico en Turquía

Los jugadores de la selección de fútbol hacen el saludo militar en partidos internacionales. Hay banderas turcas en los balcones de las casas y en los negocios. En las ciudades de la frontera suenan...

Los jugadores de la selección de fútbol hacen el saludo militar en partidos internacionales. Hay banderas turcas en los balcones de las casas y en los negocios. En las ciudades de la frontera suenan marchas militares de los días del Imperio Otomano.

Desde que Turquía anunció su incursión militar en la vecina Siria para reprimir a combatientes curdos, ha aflorado un sentimiento patriótico de los turcos. También el desconcierto y el malestar de la comunidad internacional.

Cuando encaramos este tipo de operaciones, los turcos nos sentimos más orgullosos de nuestra nación, dijo Cuma Gunay, de 47 años, propietario de un supermercado en Akcakala, localidad en la frontera con Siria.

En la entrada del local hay una bandera turca y también tiene otra detrás de su escritorio. Nos enorgullecemos de nuestra bandera, por eso la colgamos de las casas y los negocios. También para mostrar nuestro apoyo al ejército por nuestra lucha en Siria, dijo Gunay.

La ciudad ha sido alcanzada por fuego de morteros desde que comenzó la ofensiva turca, causando daños pero no muertes, aunque ha habido 20 civiles muertos en otros sectores de Turquía desde que comenzaron los ataques con morteros. Combatientes sirios apoyados por Turquía a veces cruzan la frontera haciendo el signo de la victoria y cantando Allahu Akbar (Dios es Grande) desde la parte trasera de sus camionetas.

Del otro lado de la frontera se encuentra la ciudad siria de Tal Abyad, que cayó en manos de los turcos el domingo.

La noticia de que había caído Tal Abyad fue recibida con júbilo del lado turco de la frontera. Pequeñas caravanas de vehículos envueltos en la bandera cruzaron las calles polvorientas de la ciudad haciendo sonar sus bocinas. Individuos con banderas posaron y expresaron su júbilo ante las cámaras de la televisión.

Me siento muy feliz por este logro. Todo el mundo debería enterarse, expresó Abbas Gulenc, de 60 años y miembro del consejo del partido de gobierno AK. Habló parado junto a un póster de Erdogan, a quien describió como el verdadero líder del mundo musulmán, al que todos queremos.

Soldados turcos y combatientes sirios pro-turcos lanzaron su ofensiva en el norte de Siria el 9 de octubre, dos días después de que el presidente estadounidense Donald Trump anunciase súbitamente el retiro de los soldados de su país de esa zona. Erdogan dijo que quiere crear una zona de seguridad de 30 kilómetros (poco menos de 20 millas) adentro de Siria.

La ofensiva recibió críticas de todos lados e hizo que decenas de miles de personas dejen sus casas, al tiempo que provocó un desbarajuste en las alianzas generadas por ocho años de guerra en Siria. Al perder el apoyo de Estados Unidos, los combatientes curdos de Siria pidieron al presidente Bashar Assad que los ayude a repeler la invasión turca, generando una posible confrontación militar entre turcos y sirios.

En respuesta a las críticas, Erdogan lanzó una campaña de relaciones públicas y al mismo tiempo advirtió a la Unión Europea que podría abrir las compuertas y enviarles 3,6 millones de refugiados si la intervención en Siria es presentada como una invasión.

Los turcos parecen sorprendidos por la condena internacional generalizada.

Turquía tiene derecho a combatir las organizaciones terroristas, sostuvo Gulenc. ¿No saben que esta tierra no es propiedad de organizaciones terroristas? Es la tierra de Siria. ¿No saben estos países que Estados Unidos trae estas organizaciones terroristas a esta región con un fin específico.

Todos los partidos de oposición apoyaron la ofensiva, con excepción del Partido Democrático del Pueblo, pro-curdo.

No se tolera las críticas en Turquía.

El ministro del interior Suleyman Soylu dijo la semana pasada que 121 personas habían sido arrestadas por comentarios críticos en las redes sociales. Otras 500 aproximadamente estaban siendo investigadas por describir la operación como una invasión.

Hubo algunas condenas de elementos del principal partido de oposición, el Partido Republicano del Pueblo, que muchos creen fue obligado a expresar apoyo para evitar ser acusado de simpatizar con terroristas. El lunes las autoridades iniciaron una investigación contra el legislador de esa agrupación Sezgin Tanrikulu por una serie de tuits críticos.

También fue criticado Mustafa Akinci, presidente del autodeclarado estado turco de Chipre, quien dijo que la ofensiva estaba derramando sangre. Un furioso Erdogan sostuvo que Akinci debería saber cuál es su lugar y le recordó+ al político chipriota que es presidente gracias a Turquía.

___

Suzan Fraser colaboró en este despacho desde Ankara.