Cuba sale a captar divisas que se escapan por informalidad

El gobierno cubano saldrá a captar las divisas que hoy se le escabullen en manos de revendedores informales mediante la importación por parte del Estado de electrodomésticos, piezas para autos y ci...

El gobierno cubano saldrá a captar las divisas que hoy se le escabullen en manos de revendedores informales mediante la importación por parte del Estado de electrodomésticos, piezas para autos y ciclomotores eléctricos.

El dinero que está saliendo para adquirir esos productos se estima en cifras significativas, y debemos captarlo como fuente de divisas para reaprovisionar nuestra industria, las cadenas de tiendas... nuestro mercado, dijo el martes vicepresidente Salvador Valdés Mesa en una comparecencia televisiva en la cual dio a conocer las medidas y en la cual también estuvieron algunos ministros.

Además, se facilitará que personas naturales --es decir, cualquier cubano a título personal-- importen algunos productos pero mediante firmas estatales mercancía específica y los productos no se pagarán en efectivo, sino con tarjetas magnéticas asociadas a cuentas bancarias fijadas en dólares.

Sin una industria de producción nacional que abastezca a las necesidades de la población en productos electrodomésticos, ropa o calzado, los cubanos suelen conseguir actualmente desde televisores hasta aires acondicionados, artículos de belleza o pequeñas motos eléctricas comprándolos a algunos de los miles de mulas --como se conoce en Cuba a estos comerciantes informarles-- que vienen de Panamá, México y hasta Haití cargados para su reventa aunque con un incremento de los precios.

Expertos estiman que por esta suerte de importación informal se fugan del país hacia las naciones vecinas unos 2.000 millones de dólares.

En medio de una fuerte crisis económica debido al endurecimiento de las sanciones ordenadas por la administración del presidente estadounidense Donald Trump en los últimos meses presionando financieramente para un cambio de modelo político en la isla y la improductividad de su economía, la nación caribeña sufrió por falta de liquidez desabastos intermitentes en productos como pollo, leche en polvo, detergentes, papel sanitario o recientemente gasolinas.

Todo el comercio minorista en Cuba se desarrolla a través del Estado, que también es el encargado de las importaciones y aumenta sus precios hasta 200%, lo que abre la brecha para las mulas. En los últimos tiempos, además, las necesidades prioritarias de cubrir las compras de alimentos y medicinas en el exterior hicieron que las mercancías incluso desaparecieran por completo de las vitrinas.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, indicó que el objetivo no es salir a captar el dinero que se va del país prohibiendo las mulas o imponiendo restricciones aduanales, sino ofreciendo competitivamente la mercancía para lograr obtener recursos.

--------------

Andrea Rodríguez está en: www.twitter.com/ARodriguezAP