Uruguay: candidatos presidenciales se enfrentaron en debate

Los dos candidatos que encabezan las encuestas de cara a las elecciones presidenciales del 27 de octubre en Uruguay se enfrentaron la noche del martes en un debate televisivo que se centró en temas e...

Los dos candidatos que encabezan las encuestas de cara a las elecciones presidenciales del 27 de octubre en Uruguay se enfrentaron la noche del martes en un debate televisivo que se centró en temas económicos, sociales y en el creciente deterioro de la seguridad pública.

El candidato de la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio, Daniel Martínez, destacó que en los 15 años que lleva su partido en el gobierno se han reducido los índices de pobreza.

Tenemos la posibilidad de volver al pasado o de seguir en un proceso de cambios y justicia social, dijo, y recordó el incremento de los salarios durante las administraciones del Frente Amplio.

Martínez señaló que durante el gobierno del partido de su rival cayó la inversión en educación y que, en cambio, Frente Amplio aumentó el presupuesto para la enseñanza y mejoró los salarios docentes.

Por su parte, el candidato del opositor Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, hizo hincapié en la crisis de seguridad pública, un récord de homicidios y las promesas incumplidas del Frente Amplio de bajar los delitos y no subir los impuestos.

El Frente Amplio incumplió promesas y por ende no es creíble, dijo Lacalle.

Criticó el despilfarro de fondos públicos y recordó algunos fracasos sociales de la izquierda, como los malos resultados educativos en los sectores más pobres y la cantidad de personas en condición de calle en la capital uruguaya.

Siendo oposición es fácil criticar y otros tienen que gobernar, se defendió Martínez, mientras que Lacalle pidió la oportunidad de dirigir el país y solucionar el tema del aumento del delito: Quien habla se quiere hacer cargo de la seguridad ciudadana.

El encuentro fue transmitido por una amplia cadena de emisoras de televisión y radio.

Martínez es un ingeniero de 62 años que ha ocupado una larga lista de cargos públicos: ministro, senador y alcalde de Montevideo, entre otros. Integrante del Partido Socialista, representa a las corrientes más moderadas y centroizquierdistas de una coalición que reúne desde socialdemócratas hasta marxistas, pasando por demócratas cristianos y exguerrilleros.

Lacalle, un abogado de 46 años y de perfil conservador, ha sido diputado y senador y fue el candidato presidencial de su partido en las elecciones nacionales de 2014, cuando fue derrotado en una segunda vuelta por el actual presidente Tabaré Vázquez. Es descendiente de una familia de políticos e hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle, quien gobernó entre 1990 y 1995.

Según todas las encuestas Martínez encabeza las preferencias con un porcentaje que oscila entre el 30% y el 40%, según el sondeo. Lacalle ocupa el segundo lugar en todas las mediciones con una intención de voto de entre 22% y 28%.

Los analistas descartan una segunda vuelta en noviembre ya que ninguno de los candidatos lograría obtener el 50% más uno de los votos, el único camino para llegar a la presidencia en octubre.

El debate despertó una gran expectativa, ya que los últimos celebrados entre candidatos presidenciales con verdaderas posibilidades de ganar ocurrieron en la campaña electoral de 1994.

La atención fue alimentada por una intensa polémica en la prensa y las redes sociales, ya que el tercero en la puja electoral, el centrista Ernesto Talvi del Partido Colorado, acusó a Martínez, Lacalle y los canales de televisión de ponerse de acuerdo para proscribirlo.

Talvi, un economista de 62 años con una extensa trayectoria en el ámbito privado y que nunca ocupó cargos públicos, tiene según los sondeos un porcentaje de posibles votantes que oscila entre el 12% y el 18%.

Las últimas tres elecciones se definieron en una segunda vuelta entre el Frente Amplio y el Partido Nacional, con victoria de la coalición de izquierda en los tres casos.

Sin embargo, sonados casos de corrupción que obligaron a renunciar al vicepresidente Raúl Sendic, una economía estancada y un récord histórico de homicidios y delitos violentos hacen que muchos analistas vaticinen una elección reñida.