Nueva regulación de la vivienda irá contra la discriminación racial en las ciudades

  • Se exigirá a las ciudades que identifiquen patrones de discriminación racial en sus comunidades y que trabajen para eliminarlos.
  • Las ciudades participantes deberán rastrear y reportar los avances.
  • Las comunidades locales manejarían la implementación de los cambios.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD por sus iniciales en inglés) decidió fortalecer la aplicación de las leyes de vivienda justa y exigirá a las ciudades que identifiquen patrones persistentes de discriminación racial en sus comunidades y que trabajen para eliminarlos, dijo el miércoles el secretario de Vivienda Julian Castro.

El objetivo es una mejor aplicación de la Ley de Vivienda Justa de 1968, la cual se ha quedado corta en su intenciónA través de una nueva regulación, el HUD proporcionará información y otros recursos para ayudar a las ciudades participantes a establecer metas y a rastrear y reportar públicamente los avances, señaló Castro. El objetivo es una mejor aplicación de la Ley de Vivienda Justa de 1968, la cual, dijo Castro, se ha quedado corta en su intención.

"Debemos proporcionar a cada persona joven acceso a una comunidad de oportunidad", señaló el secretario. "Podemos lograrlo revitalizando comunidades con problemas y proporcionando a la gente la oportunidad de vivir en áreas donde puedan prosperar; todo ello con liderazgo local que decida qué estrategias funcionan mejor para ellos y sus necesidades".

El HUD proporcionará orientación y asistencia técnica para que los funcionarios locales puedan examinar sus patrones locales de vivienda y establecer comunidades diversas.

"Los diseñadores de políticas a nivel local tienen ahora una herramienta más fuerte para determinar cómo pueden generar igualdad de oportunidades para sus comunidades", dijo Castro. "Un código de área nunca debería impedir que alguien alcance sus aspiraciones".

Retendrán fondos a las comunidades que no muestren cambios

La agencia dice que el cambio de reglamento atiende recomendaciones de la Oficina de la Contraloría del Congreso de Estados Unidos y de activistas defensores de los derechos civiles sobre cómo mejorar la aplicación de la ley de vivienda justa. Comunidades locales manejarían la implementación de los cambios, indicó Castro, aunque el HUD mantiene la competencia de retener fondos federales a aquellos que no muestren avance suficiente. Agregó que él no prevé tal retención de fondos.

"El gobierno nunca debería planear por las comunidades, debería planear con ellas", añadió el funcionario federal.

La Ley de Vivienda Justa, firmada por el presidente Lyndon Johnson, prohíbe la discriminación en transacciones relacionadas con vivienda bajo la base de raza, color, religión, género o nacionalidad. La ley se amplió en 1988 para prohibir la discriminación en vivienda con base en discapacidad o estatus familiar.