Entierran a niña que murió por bala perdida en favela de Río

Una niña de ocho años que murió debido a una bala perdida en una favela de Río de Janeiro fue enterrada el domingo en medio de acusaciones de que el proyectil que le quitó la vida fue disparado p...

Una niña de ocho años que murió debido a una bala perdida en una favela de Río de Janeiro fue enterrada el domingo en medio de acusaciones de que el proyectil que le quitó la vida fue disparado por la policía.

Varios cientos de personas acudieron al funeral de ígatha Sales Félix, quien falleció el viernes después de recibir un impacto de bala en la espalda mientras viajaba a bordo de una camioneta en la favela Complexo do Alemao.

Algunos de los dolientes portaron una enorme pancarta con la leyenda dejen de matarnos en referencia a la creciente preocupación sobre el cada vez más frecuente uso de fuerza letal por parte de la policía brasileña. Las autoridades defienden sus agresivas tácticas con el argumento de que han contribuido a la reducción de crímenes violentos.

El deceso de la niña impactó a muchos brasileños, a pesar de que están acostumbrados a los elevados índices de violencia en la sociedad.

El ministro de Justicia Sérgio Moro dijo que el gobierno trabaja para reducir el número de asesinatos y evitar que se presenten este tipo de incidentes.

Gilmar Mendes, juez del máximo tribunal de Brasil, señaló en Twitter que los asesinatos cometidos por la policía en las favelas son alarmantes y cuestionó las políticas en materia de seguridad en Río de Janeiro.

Los residentes y la familia de Félix culpan a la policía local del fallecimiento de la menor, señalando que escucharon sólo un disparo al momento en que la niña fue baleada.

Sin embargo, los agentes de policía afirman que fueron atacados desde varias direcciones y respondían a la agresión. No han dicho si Félix murió por un disparo de la policía.

Ya se abrió una investigación. Las autoridades estatales informaron el domingo que los padres de la niña, al igual que el conductor de la vagoneta y otros testigos, ya rindieron su testimonio, mientras que los agentes involucrados lo harán el lunes.

No hubo más muertes en el incidente.

En un hecho por separado, un policía murió el domingo en un hospital después de resultar herido en un operativo realizado la semana pasada en la favela de Complexo de Alemao, reportó el portal noticioso G1, citando a funcionarios de salud locales.

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, hizo campaña con la promesa de combatir al narcotráfico y la corrupción, a principios de enero, días después de asumir el cargo, dijo que se le autorizó a la policía disparar y matar a criminales armados con fusiles.

Los helicópteros con francotiradores de la policía a menudo sobrevuelan las favelas de la ciudad.

La policía ha matado a 1.075 personas en los primeros siete meses de este año en el estado de Río, que tiene 17,2 millones de habitantes, según cifras oficiales.