Israel: Netanyahu invita a rival a crear gobierno de unidad

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu invitó el jueves a su rival político Benny Gantz a formar un gobierno de unidad nacional con él y sus aliados religiosos, una oferta que fue recibida ...

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu invitó el jueves a su rival político Benny Gantz a formar un gobierno de unidad nacional con él y sus aliados religiosos, una oferta que fue recibida con frialdad en medio de un estancamiento tras las elecciones de esta semana.

El punto muerto de antemano incrementó la especulación de una tercera convocatoria electoral a realizarse en los próximos meses, apenas dos días después de una inédita repetición de los comicios generales que dejó a los dos principales partidos políticos del país sin una vía clara para formar un gobierno de coalición.

Aunque quedan por delante semanas de negociaciones para la creación de un gobierno de coalición, las condiciones fijadas por los partidos podrían obstaculizar la firma de un acuerdo de gobierno a tiempo, lo que derivaría en una tercera elección.

Con casi el total de los votos contados el jueves, el partido de centro Azul y Blanco ocuparía 33 de los 120 escaños del Parlamento israelí. El Likud, la formación conservadora de Netanyahu, ostentaría 31. Sin embargo, ninguno de los dos partidos puede conseguir una coalición mayoritaria de 61 escaños con sus aliados más pequeños.

"Durante toda la campaña hice un llamado para un gobierno de derecha, pero desafortunadamente los resultados de las elecciones muestran que eso no es posible, señaló Netanyahu en un comunicado en video. "Por lo tanto, no hay más remedio que formar un gobierno de unidad más amplia.

"No podemos y no hay razón para que vayamos a unas terceras elecciones, agregó.

Netanyahu repitió su invitación más tarde el jueves durante un homenaje al fallecido presidente israelí Shimon Peres, donde él y Gantz, un exjefe del Estado Mayor, estrecharon manos en su primer encuentro público desde los comicios del martes.

Ninguno de los dos partidos podría crear un gobierno sin el respaldo de Avigdor Lieberman, del partido Yisrael Beitenu.

Lieberman se rehúsa a sentarse al lado de los aliados religiosos ultraortodoxos de Netanyahu y ha hecho un llamado por un gobierno más amplio de unidad secular con los partidos Likud y Azul y Blanco.

El partido Azul y Blanco también se ha pronunciado a favor de un acuerdo de unidad, pero ha prometido no conformar un gobierno con Netanyahu debido a los problemas legales que enfrenta el actual líder israelí. Se espera que en los próximos meses levanten cargos a Netanyahu por una serie de actos de corrupción. Aún así, es poco probable que el leal Likud expulse a su líder, que buscaba su cuarta reelección consecutiva.

En una reunión de integrantes de Azul y Blanco, Gantz dio a la oferta de Netanyahu una fría respuesta al decir que planeaba establecer un gobierno de unidad dirigido por mí y desdeñó la oferta del mandatario israelí al catalogarla como un giro.