China ataca a Pelosi por reunión con activistas de Hong Kong

El Ministerio de Exteriores de China acusó el jueves a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, de realizar declaraciones irresponsables sobre las protestas por ...

El Ministerio de Exteriores de China acusó el jueves a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, de realizar declaraciones irresponsables sobre las protestas por la democracia en Hong Kong y recibir a activistas de la ciudad en el Capitolio en Washington.

Geng Shuang, vocero de la cancillería china, dijo que Pelosi y otros legisladores estadounidenses confundieron lo correcto y lo erróneo al reunirse con los que llamó los separatistas de Hong Kong.

Exhortamos a Estados Unidos a que deje de alentar las fuerzas extremistas violentas en Hong Kong que promueven la independencia de Hong Kong y deje de intensificar palabras y acciones que socavan la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong, dijo el vocero en su conferencia de prensa diaria.

También exhortó a Washington a respetar la soberanía china (y) dejar de inmiscuirse en los asuntos de Hong Kong.

La demócrata Pelosi y legisladores republicanos recibieron el miércoles a varios activistas del territorio semiautónomo chino en el Capitolio estadounidense, entre ellos Joshua Wong y la cantante pop Denise Ho.

La líder demócrata respaldó sus demandas para la celebración de elecciones plenamente democráticas en Hong Kong y les dio las gracias por desafiar la conciencia del gobierno chino y del mundo.

Pelosi se interesa por la situación china desde sus primeros años en el Congreso, cuando acudió con otros legisladores a la Plaza Tienanmen de Beijing para rendir homenaje a los manifestantes que murieron en las movilizaciones por la democracia de 1989.

Las protestas contra el gobierno y para reclamar democracia se han sucedido en Hong Kong durante los últimos meses, sin solución a la vista.

En Estados Unidos, se prevé que la Cámara de Representantes apruebe un proyecto de ley que obligaría a revisar anualmente el estatus económico y comercial, lo que podría significar una limitación a la influencia del gobierno chino.