Argelia: jefe militar ordena represión de protestas

El jefe del ejército de Argelia, general Ahmed Gaid Salah, ordenó el miércoles una batida contra quienes se dirigen a la capital para protestas semanales.

El jefe del ejército de Argelia, general Ahmed Gaid Salah, ordenó el miércoles una batida contra quienes se dirigen a la capital para protestas semanales.

En un discurso en un cuartel del ejército en el sur del país, Gaid Salah dijo que los miembros de las fuerzas armadas deben arrestar a los manifestantes que se dirigen a Argel para las protestas y confiscarles los vehículos.

La posición de Gaid Salah se produce días después de que se anunció el 12 de diciembre como fecha para las elecciones presidenciales, tal como él había demandado.

En su discurso, publicado por el ministerio de Defensa, Gaid Salah dijo que para algunas personas, venir a Argel de otras regiones se ha vuelto un pretexto para justificar conducta peligrosa y una forma de aumentar muchedumbres.

Las protestas realizadas en Argel y otras ciudades desde el 22 de febrero forzaron la renuncia del presidente Abdelaziz Bouteflika en abril luego de dos décadas en el poder. Gaid Salah también llamó al presidente, cuyo gobierno estaba involucrado en corrupción, a renunciar.

En el pasado, los militares han bloqueado a menudo accesos a Argel, sin realizar arrestos.

Sin embargo, recientemente ha habido numerosos arrestos en las protestas de los viernes, lo que ha generado condenas de políticos opositores y activistas de derechos humanos. Un ex ministro de comunicaciones, Abdelaziz Rahabi, escribió el martes en su página en Facebook que los arrestos son un peligroso abuso de poder.

El jefe del ejército reiteró si afirmación de que los manifestantes son manipulados por redes de la pandilla, una referencia a quienes tenían posiciones poderosas en el gobierno de Bouteflika. El hermano del expresidente y dos ex jefes de inteligencia están presos en espera de juicio, a partir del lunes, bajo cargos de complot contra el estado.

Gaid Salah, que ha emergido como figura de autoridad en medio del vacío de poder, ha mencionado constantemente un complot en sus discursos y ha insinuado influencia extranjera, aunque no ha dado detalles.