Paraguay y Bolivia se unen para controlar incendios

Los gobiernos de Paraguay y Bolivia acordaron realizar tareas conjuntas en cooperación con dueños de ranchos para construir zanjas denominadas "corta fuego" a fin de evitar la propagación de incend...

Los gobiernos de Paraguay y Bolivia acordaron realizar tareas conjuntas en cooperación con dueños de ranchos para construir zanjas denominadas "corta fuego" a fin de evitar la propagación de incendios forestales en la frontera entre ambas naciones.

Un informe de la cancillería paraguaya enviado el martes a The Associated Press señala que los trabajos se desarrollarán en la zona del cerro Chovoreca, unos 850 kilómetros al norte de Asunción.

En la cúspide de Chovoreca, de 300 metros de alto, se encuentra el hito VIII, que establece una línea imaginaria fronteriza entre los dos países. Los bosques subtropicales de ambos lados arden desde hace más de 30 días.

El acuerdo se concretó con las gestiones del presidente de la Comisión Nacional Demarcadora de Limites (CNDL), Víctor Hugo Peña, y de su colega boliviano Horacio Usquiano, director de la oficina Limites, Fronteras y Aguas Internacionales Transfronterizas.

Los pocos hacendados con sus respectivos peones, instalados en la línea fronteriza, están autorizados a cavar zanjas lineales "tipo picadas, que puedas ser utilizadas como cortafuegos", especificó el informe.

Joaquín Roa, secretario de la estatal Emergencia Nacional, dijo que el fuego consumió bosques sobre una superficie aproximada de 170.000 hectáreas pero sin poner en riesgo las poblaciones del departamento Alto Paraguay.

En el sector boliviano, los informes oficiales dicen que se destruyeron dos millones de hectáreas de bosques en zonas del departamento de Santa Cruz.

El presidente paraguayo Mario Abdo Benítez postergó el martes un viaje al Vaticano para reunirse con el papa Francisco para trasladarse hasta las cercanías del cerro Chovoreca para verificar el combate al incendio con bomberos voluntarios, peones de ranchos y cinco aviones hidrantes contratados a empresas privadas de Chile, Brasil y Argentina.