Sugieren pedir ayuda al FBI por ejecuciones en Tamaulipas

El gobernador del estado mexicano de Tamaulipas sugirió el jueves pedir ayuda al FBI para que colabore en la investigación de ocho presuntas ejecuciones extrajudiciales en la ciudad fronteriza de Nu...

El gobernador del estado mexicano de Tamaulipas sugirió el jueves pedir ayuda al FBI para que colabore en la investigación de ocho presuntas ejecuciones extrajudiciales en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, aparentemente a manos de policías que habrían colocado armas a las víctimas para hacer creer que eran delincuentes.

He sugerido al fiscal que solicite asistencia técnica del FBI y de otras agencias internacionales, para dar mayor fortaleza y transparencia a las investigaciones, escribió en su cuenta de Twitter Francisco Cabeza de Vaca, mandatario de este estado del noreste de México marcado por la violencia vinculada al crimen organizado y la infiltración de los cárteles en la vida pública.

Se ha suspendido a los elementos que participaron en el operativo, y de considerarse que son responsables se actuará con toda la fuerza de la ley, indicó Cabeza de Vaca.

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, un grupo activista local, presentó esta semana videos, fotos y testimonios que indicaban que cinco hombres y tres mujeres fueron ejecutados el 5 de septiembre tras ser sacados de sus casas y llevados al domicilio de un exempleado de una empresa refresquera, una de las víctimas.

Según los testimonios de la hija de este hombre recabados por el Comité, más de 20 agentes especiales allanaron la casa, obligaron al exempleado a ponerse un uniforme militar con botas y casco, lo esposaron y lo metieron en una habitación, donde más tarde fue ejecutado. La hija y una niña consiguieron huir.

Las otras siete víctimas fueron llevadas a ese mismo lugar tras ser sacadas de sus respectivas casas, también en operativos policiales. A todos les colocaron armas para tacharles de delincuentes muertos en un enfrentamiento, indicó el Comité.

Sin embargo, testimonios de los vecinos de la zona entrevistados por este colectivo dijeron que escucharon detonaciones espaciadas, pero no balaceras ni ráfagas.

Tanto la fiscalía estatal como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos abrieron sendas investigaciones el miércoles, aunque la fiscalía insistió en que, según sus datos iniciales, se trató de un enfrentamiento entre los policías estatales y civiles armados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró el jueves que no se tolerarán sucesos como ese.

No se permiten ejecuciones, no se permiten tiros de gracia, rematar heridos, ya lo dije, masacres, a nadie, a ningún ser humano, dijo. Eso no se va a tolerar. Las instancias correspondientes investigan con libertad y si hubo excesos se debe de castigar con todo rigor.

En el pasado se han dado varios casos tanto de ejecuciones extrajudiciales como la escenificación y manipulación de una escena del crimen por parte de policías, militares o funcionarios.

Nuevo Laredo, donde se encuentra uno de los cruces fronterizos de mayor importancia en el comercio con Estados Unidos, es desde hace años una ciudad con altos índices de violencia controlada ahora por el Cártel del Noreste, una escisión de los casi desaparecidos Zetas.

Aparentemente el Cártel del Noreste protagonizó el jueves un nuevo hecho violento cuando camionetas rotuladas con las leyendas Tropas del Infierno y el nombre del cártel agredieron en dos eventos a policías y militares, indicaron autoridades estatales en un comunicado. Tres sospechosos murieron y dos personas más fueron detenidas.

Desde julio es también uno de los destinos elegidos por Estados Unidos para que los solicitantes de asilo aguarden la resolución de su proceso en ese país.

Tamaulipas es considerado uno de los estados más peligrosos de México. El control del crimen organizado llega hasta el punto de que este mes algunas gasolineras de la región rehusaron abastecer de gasolina a vehículos del ejército y la policía, algo que la fiscalía federal ya investiga.