Una falsa alarma de tiroteo en Navy Yard provoca una jornada caótica en Washington

  • No se hicieron detenciones ni se descubrieron armas en el astillero
  • Se había recibido la alerta de un posible tirador.
  • En el lugar, hace dos años un contratista mató a 12 personas.

Una falsa alarma de tiroteo puso este jueves en máxima alerta, durante dos horas, el centro administrativo de la Armada de Estados Unidos en Washington, que sigue acordonado a pesar de que la Policía ha concluido su inspección sin hallar rastro de armas, disparos o atacantes.

"No hay pruebas de que se hayan producido disparos o de que haya alguien armado y tampoco se halló ninguna víctima", anunció en rueda de prensa la alcaldesa de la ciudad, la demócrata Muriel Bowser. No hay pruebas de que se hayan producido disparos

La Policía descarta, por el momento, que la llamada de alerta en el astillero naval fuera un engaño intencionado y no contempla la tesis de que se trate de un acto delictivo o de terrorismo.

La alerta se produjo cuando, a las 7:29 hora local, un empleado del centro militar llamó a la Policía para alertar de que creía haber oído disparos en el edificio.

Inmediatamente, las fuerzas de seguridad locales y federales efectuaron un gran despliegue en el complejo y sus alrededores, donde en 2013 un empleado y antiguo militar mató a tiros a doce personas e hirió a otras tres.

Las calles que llevan al astillero fueron cerrados por numerosos agentes de seguridad, policía y bomberos, mientras helicópteros volaban alrededor del lugar. Agentes del FBI y del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés) estaban en el lugar.

Durante dos horas, la alerta se extendió a otros puntos de la ciudad, como los alrededores de la Casa Blanca, bloqueados hasta que la Policía terminó su inspección, como es habitual en este tipo de situaciones.

El Centro Administrativo de la Armada está situado en el sureste de la ciudad, a menos de dos kilómetros del Capitolio, por lo que el gran despliegue policial complicó el tráfico en la hora punta de la mañana.

Este incidente se produce en medio del aumento de la seguridad en la capital que siempre precede a la celebración del Día de la Independencia, el 4 de julio, incrementada este año por el temor a un ataque del grupo yihadista Estado Islámico (EI).