La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza debería aumentar a más del doble el número de investigadores de asuntos internos, recomendó un panel asesor en un informe enviado a Jeh Johnson, secretario de Seguridad Nacional.

La recomendación de que la agencia añada 350 investigadores está en un informe provisional de un Panel Asesor de Integridad, al que Johnson le encargó el año pasado observar las políticas y procedimientos de ésta. Karen Tandy, exdirectora de la Administración de Control de Drogas, y el comisionado de la Policía de Nueva York, William Bratton, dirigen el grupo.

Estoy comprometido a continuar el progreso conseguido el año pasado La comisión también recomienda que la Oficina de Aduanas, agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, mejore sus políticas de uso de la fuerza, en parte enfatizando la responsabilidad de preservar la vida e "implementar restricciones específicas al uso de armas de fuego contra un vehículo en movimiento".

En un informe comisionado por el Fórum de Investigaciones Ejecutivas de la Policía sobre las prácticas de uso de la fuerza por la agencia, el cual fue publicado el año pasado, se afirmó que se sospechaba que algunos agentes se posicionaban intencionalmente delante de vehículos que escapaban antes de dispararles.

El grupo hizo también varias recomendaciones sobre cómo la agencia puede mejorar la transparencia, incluido el reducir las demoras en la publicación de información sobre incidentes en los que la misma o sus agentes individuales están involucrados.

El informe, que no ha sido revelado públicamente, fue obtenido por The Associated Press. Las recomendaciones del grupo fueron reportadas primero por los periódicos The Los Angeles Times y The Arizona Republic.

Agencia en la mira

El comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, R. Gil Kerlikowske, dijo en una declaración que muchos de los asuntos resaltados por el panel se centraban "en esfuerzos implementados o en camino a ser implementados".

"Estoy comprometido a continuar el progreso conseguido el año pasado y continuar nuestro trabajo para ganar el respeto y la confianza del público estadounidense y las comunidades en las que trabajamos", afirmó Kerlikowske.

La agencia ha estado plagada por críticas de activistas de derechos humanos y otros que han hecho acusaciones de abusos por agentes contra personas que cruzan la frontera. El año pasado, Johnson le dio a la agencia autoridad para investigar acusaciones penales, incluidos actos de corrupción, contra su propio personal.