Talibán ataca una segunda ciudad afgana en otros tantos días

El Talibán lanzó el domingo un ataque contra una segunda ciudad afgana en otros tantos días, según un funcionario, aunque el enviado de Estados Unidos dijo que Washington y los insurgentes están ...

El Talibán lanzó el domingo un ataque contra una segunda ciudad afgana en otros tantos días, según un funcionario, aunque el enviado de Estados Unidos dijo que Washington y los insurgentes están en el umbral de un acuerdo para poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos.

Los tiroteos continuaban a las afueras de Puli Khumri, capital de la provincia de Baghlan, según dijo el portavoz del jefe de policía provincial, Jawed Basharat. No había información sobre bajas en un primer momento.

El ataque del domingo llegaba después de que los talibanes emprendieran el sábado una ofensiva sobre Kunduz, una de las ciudades más grandes del país, en una provincia vecina. Al menos 16 personas murieron y casi 100 resultaron heridas a manos de los asaltantes.

Los talibanes fueron expulsados de Kunduz, pero algunos combatientes huyeron a Baghlan, indicó el domingo el Ministerio del Interior.

Oímos el sonido de explosiones. La gente está muy preocupada, dijo a The Associated Press Safdar Mohsini, jefe del consejo provincial de Baghlan. Los talibanes están en zonas residenciales combatiendo con fuerzas de seguridad afganas. Necesitamos que lleguen refuerzos lo antes posible, de lo contrario la situación irá de mal en peor.

Si los talibanes entran en la ciudad será muy difícil expulsarlos, añadió Mohsini, señalando que en algunos puntos de control, las fuerzas de seguridad habían huido sin oponer resistencia. La ciudad se encuentra 230 kilómetros (140 millas) al norte de Kabul.

Los ataques están considerados como una operación para reforzar la posición negociadora del Talibán en sus conversaciones con el enviado de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad. El negociador lleva casi un año buscando un acuerdo para la retirada de fuerzas estadounidenses a cambio de que los talibanes garanticen que Afganistán no se utilizará como base para planear ataques en el extranjero. Sin embargo, las voces críticas advierten que el Talibán solo está dando largas a Estados Unidos y que es improbable que se alcance otro objetivo de Washington, un alto el fuego, al marcharse las tropas internacionales.

El delegado tenía previsto visitar Kabul el domingo para informar al gobierno afgano sobre los detalles del acuerdo, que aún no es definitivo.