Arizona: Arpaio intenta recuperar puesto de jefe policial

Casi tres años después de que lo sacaran del puesto, el exjefe de la policía de la zona metropolitana de Phoenix que recibió el perdón del presidente Donald Trump por cargos relacionados con la d...

Casi tres años después de que lo sacaran del puesto, el exjefe de la policía de la zona metropolitana de Phoenix que recibió el perdón del presidente Donald Trump por cargos relacionados con la detención de migrantes intentará recuperar su puesto.

El republicano Joe Arpaio anunció su campaña del 2020 para jefe de policía del condado Maricopa en el segundo aniversario del perdón de Trump por desobedecer un requerimiento judicial que le prohibía efectuar patrullajes para detener a inmigrantes en el país sin autorización.

Arpaio tiene 87 años de los cuales 24 ha sido jefe policial. En un comunicado, juró hacer cumplir la ley asociada con los delitos fronterizos en Estados Unidos y México, y leyes relacionadas con migrantes que llegan sin autorización al país. También quiere reabrir la cárcel de carpas al exterior que cerró su sucesor, el demócrata Paul Penzone.

Arpaio perdió ante Penzone en 2016. Después de salir derrotado en su sexto intento, fue condenado por desobedecer la orden de un juez de 2011 que prohibía que patrullas de tránsito detuvieran a inmigrantes. Arpaio fue acusado de prolongar durante 17 meses los patrullajes para ayudar a su campaña de reelección de 2012.

El perdón de la condena por un delito menor evitó que Arpaio _uno de los primeros en apoyar la campaña presidencial de Trump_ recibiera una posible sentencia en prisión.

En octubre se presentarán los argumentos de la apelación a un fallo que negó la eliminación de los registros criminales después de ser perdonado. El juez que se negó a eliminar la condena explicó que los perdones no borran las condenas ni los hechos de los casos, y que la clemencia de Arpaio sólo discutía sus posibles sanciones.

Un fiscal especial dijo que Arpaio renunció a su derecho a apelar su condena cuando aceptó el perdón.

Arpaio se considera el sheriff más duro de Estados Unidos y en otras ocasiones ha mencionado la posibilidad de postularse, pero termina no haciéndolo. La única excepción fue su contienda del año pasado para obtener el lugar del senador John McCain. Arpaio quedó en el último puesto de la elección primaria republicana.