Monumentos dedicados a líderes y soldados de la Confederación situados en parques y edificios públicos en media decena de estados fueron blanco de pintas y grafitis con frases como "Las vidas de los negros sí importan".

Las pintas reflejan la tensión racial presente en Estados Unidos después de los hechos sucedidos en Ferguson, Missouri, donde la muerte de un joven negro a manos de un policía blanco y la exoneración de éste desataron disturbios y protestas. A esto se suma la matanza, hace poco más de una semana, de nueve personas negras en una iglesia a manos de un hombre blanco armado en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur.Uno de los edificios que sufrió actos vandálicos fue el Monumento Confederado en el parque Forest

Michael Allen, profesor de estudios de cultura estadounidense en la Universidad Washington en San Luis, comparó los hechos de vandalismo en monumentos con el derribo de estatuas en Rusia al final del imperio soviético.

"Si los monumentos son como declaraciones de los valores de otras épocas, su derribo es la manera más sencilla y llamativa de refutar esas posturas", dijo Allen.

Los símbolos confederados como la bandera rebelde han sido objeto de controversia desde hace años. La molestia se desbordó la semana pasada tras la matanza en la iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel, cuando se conocieron fotografías del presunto asesino, Dylann Roof, posando con la banderaconfederada.

Políticos del sur de Estados Unidos han tomado medidas para retirar la bandera de sitios públicos, mientras activistas sostienen que debe hacerse lo mismo con los monumentos.

Uno de los edificios que sufrió actos vandálicos fue el Monumento Confederado en el parque Forest, de san Luis, que se encuentra a 16 kilómetros (10 millas) de Ferguson. El mismo grafiti se pintó en monumentos en Charleston, Baltimore, Austin, Texas, Asheville, Carolina del Norte; y Richmond, Virginia. No se hicieron detenciones.

La frase "Las vidas de los negros importan" se convirtió en una consigna que los manifestantes gritaban en protestas tras las muertes de negros a manos de policías blancos en diferentes ciudades. Tras el asesinato en Charleston la atención se ha concentrado en símbolos de la Confederación y, según expertos, no sorprende que algunas personas expresen su molestia contra los monumentos dedicados a quienes se opusieron a la erradicación de la esclavitud.