Funcionario de EEUU a Panamá para atender crisis migratoria

El secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos llegó el miércoles a Panamá con el fin de discutir estrategias para frenar el creciente flujo irregular de migrantes por la peligrosa ...

El secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos llegó el miércoles a Panamá con el fin de discutir estrategias para frenar el creciente flujo irregular de migrantes por la peligrosa frontera colombo-panameña, en medio de esfuerzos estadounidenses más amplios por detener ese fenómeno en América Central.

Kevin McAleenan arriba por primera vez a esta capital para una reunión con ministros de Seguridad y de Gobernación de América Central, así como de Colombia, en momentos en que Washington busca sumar a otros países del hemisferio a su intento por menguar la llegada masiva de migrantes centroamericanos y de otras naciones a su frontera con México.

El viaje a Panamá tiene un foco en particular: el creciente flujo de migrantes procedentes de Haití, Cuba y de naciones de ífrica y Asia que se genera en la porosa frontera entre Colombia y Panamá, y que tiene como destino a Norteamérica.

Este año las autoridades panameñas han tenido que lidiar con un repunte del fenómeno.

McAleenan dijo a la prensa en Washington, antes de partir hacia Ciudad de Panamá, que sumarán a Costa Rica y Colombia en las discusiones para enfrentar esa migración desde Sudamérica.

El funcionario estadounidense negó que traiga entre manos un acuerdo definido con Panamá para encarar la migración en su frontera con Colombia, aunque reportes de prensa señalan que Washington estaría detrás de un arreglo con Panamá parecido al que firmó hace algunas semanas con Guatemala para frenar la migración irregular.

Ese convenio convertiría a Guatemala en un tercer país seguro, lo que implicaría que los migrantes que lleguen a esa nación en su camino hacia Estados Unidos --especialmente hondureños y salvadoreños-- tendrían que solicitar asilo en ese territorio y no en la frontera estadounidense. Sin embargo, muchos rechazan ese acuerdo por considerar que Guatemala es un país agobiado con pobreza y violencia, como sus vecinos centroamericanos. El documento aún no se ha puesto en vigor.

Estados Unidos también aspira a que México firme el acuerdo de tercer país seguro. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador lo ha rechazado --aunque sus críticos dicen que de facto ya lo es-- y se mostró partidario de llegar a acuerdos regionales en los que se reparta la carga de los solicitantes de asilo entre los distintos países por los que pasan los migrantes, algo que parecería que Washington está explorando a la vista de este viaje.

Tenemos una agenda mucho más amplia sobre nuestro viaje a Panamá, dijo McAleenan, cuyas declaraciones difundió la embajada estadounidense. Esto incluye el trasiego de drogas, tráfico de personas y un diálogo sobre flujos de migración irregulares y narcotraficantes en la región, pero no habrá ningún acuerdo específico que se negociará durante este viaje.

El gobierno del presidente panameño Laurentino Cortizo, que asumió en julio, ha dicho que está revisando la política migratoria de su predecesor, Juan Carlos Varela, y el llamado plan de flujo migratorio controlado en la provincia de Darién, mediante el cual los migrantes que sobreviven al cruce de la selva son recibidos en campamentos temporales y enviados posteriormente a la frontera con Costa Rica, para que sigan su rumbo a Norteamérica.

McAleenan llegó con retraso el miércoles por la tarde, aunque de todas maneras visitó el Canal de Panamá, del cual Estados Unidos es el principal usuario. El jueves participará de la reunión ministerial y el viernes visitará uno de los campamentos con centenares de migrantes en Darién.

-----------

Los periodistas de AP en Ciudad de México, San Salvador y Ciudad de Guatemala, --María Verza, Marcos Alemán y Sonia Pérez-- contribuyeron con esta nota.