Advierten que no se respetan las Convenciones de Ginebra

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, advirtió el martes que 70 años después de que las naciones adoptaron las Convenciones de Ginebra para limitar la barbarie de l...

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, advirtió el martes que 70 años después de que las naciones adoptaron las Convenciones de Ginebra para limitar la barbarie de la guerra, el terrible sufrimiento de los conflictos que se vive hoy en día muestra que no son respetadas.

Ante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para conmemorar el aniversario, Maurer dijo que las continuas violaciones a las reglas de las convenciones no significan que sean inadecuadas, sino que las labores para garantizar que se respeten son inadecuadas.

Podemos, y debemos, hacer más. Pueden hacer más, comentó a los 15 miembros del consejo.

Las cuatro Convenciones de Ginebra fueron adoptadas el 11 de agosto de 1949 y han sido ratificadas a nivel mundial.

Las primeras tres fueron revisadas de tratados anteriores para actualizar las reglas sobre protección de heridos y enfermos de las fuerzas armadas en tierra y mar, y de los prisioneros de guerra. La cuarta fue el primer tratado de su tipo dedicado específicamente a proteger a los civiles en tiempos de guerra. Se incluyó una nueva cláusula en las cuatro convenciones para proporcionar protecciones en conflictos que no son entre países, como las guerras civiles y aquellos conflictos que involucran grupos armados que no están afiliados a los gobiernos.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, comentó al consejo que las Convenciones de Ginebra son la piedra angular de la ley internacional humanitaria y su espíritu se sostiene en los hombres y mujeres valientes de las operaciones humanitarias en todo el mundo que dedican sus vidas a salvar las vidas de otros.

Sin embargo, Maas manifestó que el respeto a la ley humanitaria está disminuyendo y que la complejidad de las guerras modernas añade desafíos letales. Señaló a los grupos de extremistas, los conflictos sin fronteras y los ataques mortales contra civiles, instalaciones médicas y escuelas.

Estamos fallándole a los más vulnerables, aseveró Maas. No estamos cumpliendo nuestras obligaciones legales y éticas... Es una amenaza a la paz y seguridad cuando miles de personas mueren, cuando decenas de miles temen por sus vidas.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Jacek Czaputowicz, quien fue presidente del consejo este mes, dijo que el desafío más grande para proteger vidas en los conflictos modernos es garantizar que las fuerzas y grupos armados respeten las reglas de batalla.

Estas violaciones a la ley humanitaria ocurren por diversas circunstancias: una conducta brutal de guerra, querer intimidar a los adversarios, el sentimiento de impunidad de los perpetradores, dijo Czaputowicz. Si las reglas existentes se cumplieran, gran parte del sufrimiento humano en los conflictos armados contemporáneos no tendría lugar.

Maurer dijo que el desafío es garantizar que no sólo las convenciones formen parte de una doctrina y reglas militares, sino que se conviertan en un estándar ético de conducta y que los combatientes que enfrentan una decisión que implique violar la sepan lo sepan y digan: ˜Esto está mal, este no es quien soy™.