Cientos de personas detenidas en Moscú durante manifestación

Los manifestantes volvieron a salir a las calles de Moscú el sábado para tratar de participar en una protesta no autorizada en contra de la exclusión de algunos candidatos independientes y de la op...

Los manifestantes volvieron a salir a las calles de Moscú el sábado para tratar de participar en una protesta no autorizada en contra de la exclusión de algunos candidatos independientes y de la oposición para las próximas elecciones a concejales municipales de la capital rusa, que han sacudido la escena política de la nación.

La policía moscovita detuvo a más de 600 manifestantes, según el ministerio del Interior y un grupo que monitorea la situación. Hace una semana, las autoridades detuvieron a casi 1.400 personas en una protesta similar.

Lyubov Sobol, una candidata que se quedó fuera de la boleta y una de las figuras principales de la actual ola de protestas, estaba entre las personas arrestadas. Agentes policiales la metieron en una camioneta van de la policía, mientras ella exigía a gritos saber por qué estaba siendo detenida.

Pese a las advertencias reiteradas de la policía de que tomaría medidas si se realizaba una protesta, los manifestantes trataron de marchar a lo largo del bulevar Aro, que rodea el centro de Moscú y que es una zona popular para los peatones.

En la plaza Pushkin, un punto de encuentro donde iba a comenzar la marcha de protesta, agentes antimotines con cascos detuvieron a varios manifestantes. En otra plaza a lo largo de la ruta de protesta planeada, los policías antidisturbios unieron sus brazos y alejaron a la gente.

Algunas de las detenciones fueron violentas, incluyendo la de un joven ciclista que fue golpeado con porras mientras yacía en el pavimento, aún montado sobre su bicicleta. Otros detenidos parecían indiferentes, sonriendo o revisando sus teléfonos mientras la policía los llevaba a los autobuses.

El grupo OVD-Info, que monitorea los arrestos, dijo primero que al menos 311 personas habían sido detenidas, antes de duplicar el número a 600 por la noche.

La votación de septiembre para el ayuntamiento de Moscú, que en su día fue un asunto local y discreto, es ahora emblemática de la división de la política rusa y de las continuas luchas del Kremlin con respecto a cómo lidiar con los puntos de vista fuertemente opuestos en su capital, de 12,6 millones de habitantes, que está en expansión.

En el último mes, el tema ha provocado una protesta sorprendentemente grande por tratarse de una elección local. El 20 de julio, unas 20.000 personas participaron en una manifestación que fue la más grande en la ciudad en varios años.

El sábado, unas 2.000 personas asistieron a otra manifestación en San Petersburgo en apoyo a las protestas en Moscú, informó el sitio de noticias local Fontanka.ru.