Oposición aprueba regreso de Venezuela a tratado regional

La Asamblea Nacional aprobó el martes el regreso de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para fortalecer la cooperación con los países de la región y elevar la presi...

La Asamblea Nacional aprobó el martes el regreso de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para fortalecer la cooperación con los países de la región y elevar la presión contra el presidente Nicolás Maduro, que tras seis meses de crecientes presiones internas y externas ha logrado mantenerse el gobierno.

Durante una sesión en una plaza del este de Caracas, el Congreso, de mayoría opositora, aprobó con carácter de urgencia la reincorporación de Venezuela al TIAR, acuerdo del cual salió hace seis años como parte de una iniciativa promovida por los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, que por años han mantenido una posición crítica hacia la Organización de Estados Americanos (OEA) y han exigido la reforma del organismo.

Debemos atender la emergencia y hacer todo lo que está a nuestro alcance para el cese de la usurpación, afirmó el jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor, Juan Guaidó, al pedir a sus colegas aprobar la decisión. La Asamblea Nacional aprobó en primera discusión en mayo la reincorporación al TIAR pero debía someterse a un segundo debate para su aprobación final.

Ante cientos de manifestantes que participaron en una escuálida concentración opositora, Guaidó respondió a algunos sectores opositores que le han exigido acciones más contundentes para derrocar a Maduro, y dijo que el TIAR no es mágico. El TIAR no es botón que apretamos y mañana se soluciona todo. El político de 35 años planteó que para la oposición es necesario salir con más fuerza a ejercer la mayoría que somos en todos los terrenos.

A pesar de que tras seis meses de presiones no han logrado sacar a Maduro del poder, Guaidó se mostró confiado de las acciones que ha seguido desde enero y expresó que la oposición se ha consolidado como una inmensa mayoría millones de venezolanos dispuestos a impactar contra un tren. El dirigente aseguró que será inevitable un choque, pero sostuvo que al gobierno, al que llamó dictadura, solo que queda el miedo y un subsidio miserable.

El líder opositor convocó para el 26 de julio a una nueva protesta nacional para mantener las presiones contra Maduro, que ha logrado mantenerse en el gobierno gracias en parte al apoyo de la fuerza armada.

Ante el debilitamiento de las concentraciones opositoras que se viene registrando desde hace varios meses, algunos sectores opositores elevaron las presiones hacia la Asamblea Nacional para que aprobara en breve el regreso de Venezuela al TIAR para abrir el camino a la conformación de una coalición regional que pudiera sacar a Maduro del poder por la fuerza. Esa opción ha sido descartada por algunos analistas que sostienen que el uso de la fuerza, previsto en el acuerdo, depende de la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el que China y Rusia, ambos aliados de Venezuela, tienen poder de veto.

Guaidó, que ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países, planteó que con el regreso al TIAR la oposición busca la reincorporación plena al sistema interamericano y la atención a la emergencia humanitaria. Aunque el gobierno de Maduro se retiró este año de la OEA, Guaidó ha fortalecido los lazos con ese organismo y designó un representante en el ente regional.

Sobre el reingreso de Venezuela al TIAR, el canciller argentino Jorge Faurie afirmó que el tratado tiene previsiones de todo tipo y muchas de asistencia vinculada a la resolución del conflicto por otras vías.

Siempre será un recurso que quedará para el momento que correspondiera, indicó Faurie, y agregó que los miembros del grupo están comprometidos en este momento en alcanzar una solución por la vía pacífica.

El Grupo de Lima, integrado por cerca de una docena de países de la región, reiteró el martes durante una reunión en Buenos Aires su pleno respaldo a Guaidó y decidió apoyar las investigaciones y acciones sobre la participación de funcionarios y testaferros del gobierno de Maduro que los vincule con actividades de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada transnacional, así como sobre el amparo que otorgarían a la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Asimismo, decidieron incluir a Estados Unidos y la Unión Europea en la creación de mecanismos para documentar los hechos de corrupción, narcotráfico y graves violaciones a los derechos humanos, e investigar el apoyo que habrían brindado a Maduro algunos gobierno y agrupaciones políticas de la región a través de diversos esquemas.

El grupo regional también acordó remitir a la Oficina de la Fiscal de la Corte Penal Internacional el informe que elaboró la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela, para que sea considerado en el proceso que se presentó el año pasado contra Maduro por solicitud de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú.

Por otra parte, el jefe de la Asamblea Nacional emitió un decreto que busca proteger los activos de la empresa petrolera Chevron Corporation en Venezuela en caso de que Estados Unidos no renueve la licencia que le permita operar en el país suramericano como parte de las sanciones que acordó Washington este año contra la corporación petrolera estatal, anunció el centro de prensa del líder opositor.

Desde hace seis meses el mandatario izquierdista ha logrado sortear una severa crisis que se inició luego de que asumiera en enero la nueva directiva de la Asamblea Nacional --encabezada por Guaidó-- que desconoció la reelección de Maduro alegando que fue elegido a través de un fraude y declaró que estaba usurpando el cargo.

____

La periodista de AP, Débora Rey, contribuyó para esta nota desde Buenos Aires