Canciller: se desconoce paradero de 16% de líderes de FARC

El canciller colombiano Carlos Holmes denunció el viernes ante el Consejo de Seguridad de la ONU que se desconoce el paradero de varios comandantes de las desaparecidas FARC y criticó al ex líder d...

El canciller colombiano Carlos Holmes denunció el viernes ante el Consejo de Seguridad de la ONU que se desconoce el paradero de varios comandantes de las desaparecidas FARC y criticó al ex líder de esa guerrilla, Jesús Santrich.

Holmes dijo durante una reunión sobre el proceso de paz en su país que varios líderes de la antigua guerrilla están incumpliendo sus compromisos, por lo que deben abrirse incidentes de verificación de incumplimiento.

A pesar de que el gobierno colombiano seguirá trabajando para reincorporar a más de 10.500 excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia a la sociedad, dijo Holmes, el 16% de sus líderes no ha aportado verdad, no ha asistido a las audiencias, mostrando poco interés en la reparación a las víctimas y no se ha comprometido realmente con las garantías de no repetición al desconocerse su paradero en la actualidad.

El canciller fue especialmente duro con Santrich, actual congresista y excomandante de las FARC, quien no se presentó la semana pasada ante la Corte Suprema para una indagatoria por narcotráfico. Se ha ordenado su captura con circular roja de Interpol.

Deploramos que una persona que ejerce una posición de liderazgo dentro de su organización, a tal punto que el pasado 11 de junio se posesionó como congresista, evada la justicia, eluda sus obligaciones con las víctimas y se aproveche de la buena fe de todos los colombianos, dijo Holmes.

En 2016 el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y las FARC firmaron un acuerdo de paz que puso fin a 50 años de conflicto armado interno. El acuerdo garantiza penas no carcelarias para los comandantes guerrilleros que cumplan con los procesos de verdad y reparación de las víctimas, pero los delitos cometidos después de la firma del acuerdo deben ser juzgados por la justicia ordinaria. Como parte del pacto la ex guerrilla -devenida ahora en el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común- también obtuvo diez curules: cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes.

Después el Consejo de Seguridad estableció en Colombia una misión política que se enfocó inicialmente en verificar el desarme de los rebeldes y que ahora está centrada en la reinserción de los exguerrilleros a la sociedad.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo este mes que lamenta la polarización y la división en Colombia en torno a elementos del acuerdo de paz y pidió al gobierno garantizar que cualquier cambio al pacto respete los compromisos hechos a los rebeldes que depusieron las armas.

Además de Santrich, Holmes denunció el viernes la conducta de Luciano Marín Arango, más conocido como Iván Márquez; Hernán Velásquez Saldarriaga, conocido como El Paisa", y Henry Castellanos Garzón, más conocido como "Romaña" quienes, dijo, merecen la condena del partido político formado por los exguerrilleros en señal de compromiso con el cumplimiento de sus obligaciones.

Por su parte Carlos Ruiz, jefe de la misión de la ONU en Colombia, denunció en la reunión que la inseguridad es extremadamente preocupante en algunas áreas del país. Agregó que 127 exguerrilleros han sido asesinados desde la firma de la paz, entre ellos un comandante que participó en las negociaciones y que dirigía una iniciativa productiva.

Aun así Ruiz destacó que la gran mayoría de los ex miembros de las FARC, así como los líderes de su partido político, apoyan el proceso de paz y pidió al gobierno colombiano que aumente el número de proyectos que generen ingresos para los excombatientes y les ofrezcan apoyo técnico y financiación.

Ruiz también denunció los homicidios de activistas sociales. El hecho de que cientos de valientes líderes estén bajo amenaza alrededor del país es inaceptable, señaló, antes de agregar que la líder social Francia Márquez no pudo acudir a una reunión con miembros del Consejo de Seguridad la semana pasada, que estaban en Colombia, debido a las amenazas de un grupo ilegal armado.

El presidente colombiano Iván Duque ha pedido al Consejo de Seguridad que extienda por un año el mandato de la misión de verificación. Los miembros del Consejo de Seguridad que hablaron el viernes expresaron su compromiso de seguir luchando por la paz en Colombia.