Grupos defensores de inmigrantes y de los derechos civiles interpusieron una demanda en Arizona contra las "condiciones inhumanas" bajo las cuales la Patrulla Fronteriza mantiene a los inmigrantes indocumentados mientras son procesados.

Los indocumentados son despojados de chamarras y suéteres en celdas frías conocidas como "hieleras"La demanda, interpuesta en una Corte Federal de Tucson a nombre de tres inmigrantes indocumentados, argumenta que la Patrulla Fronteriza mantiene detenidos por días a hombres, mujeres y niños en celdas abarrotadas y sucias, con temperaturas congelantes, en condiciones que violan la Constitución de Estados Unidos.

Según la demanda, presentada por la Unión de Libertades Civiles de América (ACLU) y otros grupos, los indocumentados son despojados de sus chamarras y suéteres, y mantenidos en celdas frías de concreto, conocidas como "hieleras", donde se ven obligados a dormir en el suelo sin ropa de cama.

Sostiene que a los inmigrantes se les niega en estas celdas una alimentación adecuada, agua y atención médica; se les impide el acceso a duchas y artículos básicos de saneamiento e higiene como jabón, papel higiénico suficiente, toallas sanitarias y pañales; y a menudo son detenidos por días prácticamente incomunicados.

La demanda agrega que los agentes de la Patrulla Fronteriza colocan hasta 60 personas en celdas que tienen capacidad para 40 y dejan las luces encendidas y en repetidas ocasiones despiertan a los detenidos durante la noche.

Castigados por cruzar a EU

La demanda esta documentada por entrevistas a decenas de indocumentados detenidos en el sector de Tucson que testificaron que cuando se quejaron de los malos tratos, los agentes les respondieron que las duras condiciones eran un castigo por haber cruzado a Estados Unidos.

Otros detenidos son obligados a tumbarse junto a los baños sucios o imposibilitados a incluso sentarse"Las historias de las personas detenidas en estas condiciones son horribles, muestran una coherencia impactante", señaló la ACLU en un comunicado.

"Los niños son dejados llorando toda la noche por el frío y el hambre, la atención médica es negada; los detenidos agotados, y temblando, suplicando en vano a los agentes de la Patrulla Fronteriza que suban la temperatura; otros obligados a tumbarse junto a los baños sucios o imposibilitados a incluso sentarse debido al hacinamiento", aseguro la organización.

La ACLU sostuvo que el gobierno federal está consciente de que ésto está sucediendo en los centros de detención y procesamiento de la Patrulla Fronteriza.

"Problemas recurrentes"

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos reconoció "problemas recurrentes" con las condiciones de detención de la Patrulla Fronteriza, al responder a una queja sobre esto interpuesta por la ACLU en 2014.

Tal vez nada de esto debería sorprender, dada la cultura de abusos de la Patrulla Fronteriza"Sin embargo, el gobierno no implementó ninguna reforma significativa y sigue negando el acceso a los observadores externos, entre ellos abogados", preciso la organización.

"Tal vez nada de esto debería sorprender, dada la cultura de la Patrulla Fronteriza de los abusos y la negativa a castigar a los agentes responsables", señaló.

"El Congreso y la administración Obama han dado continuamente a la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza -la agencia de policía federal más grande- un pase libre para violar los derechos de forma masiva y con casi total impunidad", sostuvo la ACLU en el comunicado.

"La persistencia de las condiciones de detención punitiva es también el resultado de la estrategia de seguridad fronteriza inhumana del gobierno, que busca desalentar la migración mediante la imposición de 'consecuencias', para que intencionalmente sufran los inmigrantes".

"No hay ninguna justificación para estas políticas salvajes. Esperamos que esta demanda sea el primer paso para responsabilizar a la Patrulla Fronteriza de esta crueldad y abuso. Ningún ser humano debería tener que sufrir de esta manera a manos del gobierno de Estados Unidos", señaló la ACLU.