Pelosi pide unidad a demócratas, evitar posturas radicales

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, veterana de mil batallas, se plantó frente al bloque demócrata e hizo un enérgico llamado a la unidad y a suspender los dardos que podrí...

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, veterana de mil batallas, se plantó frente al bloque demócrata e hizo un enérgico llamado a la unidad y a suspender los dardos que podrían comprometer sus posibilidades de arrebatar la presidencia a Donald Trump.

El llamamiento que hizo Pelosi el miércoles a puertas cerradas refleja las profundas divisiones que hay entre los moderados y el ala izquierda del partido en general y entre ella y la representante Alexandria Ocasio-Cortez en particular.

Sin esa unidad, le hacemos el juego a otros, dijo Pelosi, de acuerdo con una persona que estuvo en la reunión pero no estaba autorizada a comentar lo hablado en público.

Somos una familia y tenemos nuestras peleas, les dijo Pelosi a sus colegas. ¿Tienen alguna queja? Vengan y comuníquenmela. Pero no disparen tuits sobre nuestros miembros y esperan que digamos que está bien.

Acto seguido soltó un mazazo típicamente suyo dirigido a quienes critican en público a los miembros de su mayoría. Piénsenlo dos veces, advirtió. De hecho, no lo piensen dos veces. Piénsenlo una vez.

Ocasio-Cortez llegó tarde a la sesión y no habló, según otra persona que estuvo en la reunión.

Pero no era necesario que lo hiciese. Ya había dicho lo que tenía que decir en la revista The New Yorker, en la que criticó la consolidación del poder en el Congreso e instó a su partido a que promuevan vigorosamente sus prioridades.

Creo que hemos pasado a ser un partido vacilante, que trata de satisfacer a todos, expresó Ocasio-Cortez.

Con frecuencia le tenemos miedo a nuestros propios valores y a jugarnos por ellos, sostuvo. No creo que debamos tener miedo de ser el partido de FDR. No creo que debamos tener miedo de ser el partido de los trabajadores, manifestó la legisladora, aludiendo a Franklin D. Roosvelt.

Las tensiones entre la dirigente demócrata más poderosa del país y uno de sus cuadros más nuevos y más liberales son una manifestación del debate en torno a cuál es el mejor camino para derrotar a Trump en las elecciones del año que viene.

Seis meses después de que los demócratas asumieron el control de la cámara baja, las divisiones amenazan su agenda.

El representante Hakeem Jeffries, jefe del bloque demócrata, restó importancia a las tensiones. No es nada serio, aseguró.

Una prueba importante será una votación esta semana en torno a un proyecto militar que la Casa Blanca amenazó con vetar. Los demócratas tendrán que estar unidos para sacarlo adelante por su cuenta, sin apoyo republicano. Otra prueba será el testimonio del fiscal especial Robert Mueller la semana que viene en una audiencia de mucho interés en medio de clamores para que se le haga un juicio político a Trump.

Pelosi, quien prefiera no hablar de juicio político sino confrontar por otras vías al gobierno, fue aplaudida en la reunión del miércoles. Otros legisladores apoyaron su propuesta de actuar unidos.

Paralelamente, sin embargo, Justice Democrats, una agrupación afín a Ocasio-Cortez, anunciaba que apoyará a candidatos alternativos que están retando a legisladores demócratas que buscan la reelección en los comicios del 2020.

Queremos concentrarnos en producir una nueva generación de líderes que promuevan soluciones acordes con la escala, la magnitud y la urgencia de la crisis que enfrentamos, expresó Alexandra Rojas, directora ejecutiva del grupo.

Agregó que consideraba una hipocresía el que Pelosi llamase a la unidad al tiempo que defiende las posturas de los demócratas de centro, sobre todo cuando se niega a promover un juicio político a Trump.

Pelosi y Ocasio-Cortez no hablan mucho entre ellas. Pero se hacen llegar mensajes fuertes en una batalla por el poder que sacude el partido.

Pelosi estima que Ocasio-Cortez y otras tres legisladoras radicales --Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib-- todavía no saben armar coaliciones capaces de sacar adelante proyectos en la legislatura.

Para los partidarios de Ocasio-Cortez, incluidos los millones de seguidores que tiene en las redes sociales, Pelosi tiene una actitud condescendiente hacia cuatro mujeres de color que representan el futuro del Partido Demócrata.

Ignorar la fuerza de algún cuadro, sobre todo estos cuatro que tienen enorme apoyo en la base progresista, no es lo mejor, opinó la representante Pramila Jayapal, copresidenta del Bloque Progresista de la cámara baja.

La fuerza del liderazgo de Pelosi podría depender de que sea capaz de explotar la influencia de los cuadros más nuevos y liberales.

Al cerrarse la sesión cerrada del miércoles, Pelosi les dijo a los periodistas: No me arrepiento de nada. Eso no es lo mío.

___

Los reporteros de la Associated Press Andrew Taylor y Alan Fram colaboraron en este despacho.