Londres: barcos iraníes intentan bloquear a buque británico

Gran Bretaña dijo el jueves que tres barcos iraníes intentaron sin éxito impedir el paso de un buque comercial británico a través del Estrecho de Ormuz. El incidente indica un nuevo aumento de la...

Gran Bretaña dijo el jueves que tres barcos iraníes intentaron sin éxito impedir el paso de un buque comercial británico a través del Estrecho de Ormuz. El incidente indica un nuevo aumento de las tensiones por el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las potencias mundiales.

Las embarcaciones iraníes solo desistieron tras recibir advertencias verbales de un barco de la Armada británica que acompañaba al mercante British Heritage, explicó el gobierno de Londres en un comunicado.

Estamos preocupados por esta acción y seguimos instando a las autoridades iraníes a desescalar la situación en la región, agregó la nota.

La Guardia Revolucionaria iraní negó las acusaciones y dijo que si hubiese recibido órdenes de incautar cualquier embarcación la habrían ejecutado de inmediato.

No hubo enfrentamientos con barcos extranjeros, especialmente con barcos ingleses, dijo la marina de la Guardia en un comunicado publicado por la agencia noticiosa semioficial Farsi a primera hora del jueves.

El incidente se produjo un día después de que el presidente de Irán, Hasán Ruhani, advirtió que Gran Bretaña enfrentará "repercusiones" por retener a un superpetrolero iraní la semana pasada en Gibraltar por la sospecha de que violaba las sanciones europeas sobre el envío de crudo a Siria.

El dirigente calificó la detención del barco de infame y errónea, según reportaron medios estatales iraníes.

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, negó que la embarcación perteneciese a Irán y señaló que quienquiera que fuese el propietario del cargamento de petróleo y del barco podrían llevar el asunto a los tribunales. Antes, Teherán convocó a consultas al embajador británico por lo que calificó de interceptación ilegal del mercante.

Este fue el último de una serie de incidentes que elevaron la tensión en el Golfo Pérsico en relación con el acuerdo nuclear alcanzado entre Irán y las potencias mundiales en 2015. Desde que Donald Trump retiró a Estados Unidos del pacto el año pasado, la reanudación de las fuertes sanciones a la República Islámica, incluyendo a su industria petrolera, agravó la crisis económica y provocó la depreciación de su moneda.

En mayo, Washington desplazó un portaaviones, bombardeos y cazas a la región del Golfo Pérsico en respuesta a supuestas amenazas iraníes. El temor a un conflicto más amplio creció tras misteriosos ataques a petroleros cerca del Estrecho de Ormuz del que se acusó a la República Islámica, ataques de rebeldes yemeníes respaldados por Teherán a Arabia Saudí y el derribo de un dron militar estadounidense por parte de Irán.

Por el momento, el resto de las potencias que permanecen en el pacto _ Rusia, China, Alemania, Francia, Gran Bretaña y la Unión Europea _ no han podido cumplir las demandas de Teherán para recibir asistencia económica suficiente para esquivar los efectos de las sanciones estadounidenses.

En las últimas semanas, Irán empezó a violar los límites del acuerdo, tanto en la cantidad almacenada de uranio enriquecido a bajo nivel como el nivel autorizado de enriquecimiento.