El Salvador: demandan por corrupción a exsecretario de Saca

La Fiscalía General salvadoreña presentó el martes una demanda por posible enriquecimiento ilícito en contra de Carlos Antonio Rosales Franco, quien fungió como secretario privado del expresident...

La Fiscalía General salvadoreña presentó el martes una demanda por posible enriquecimiento ilícito en contra de Carlos Antonio Rosales Franco, quien fungió como secretario privado del expresidente Tony Saca durante su mandato de 2004 a 2009.

En el requerimiento presentado ante la Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro de San Salvador, la Fiscalía sostiene que Rosales Franco se habría enriquecido ilícitamente con 481.948 dólares, cuando fungió como secretario privado del presidente Saca. La demanda también incluye a su esposa Ana Leonor Morales Luna, quien se habría apropiado de 14.189 dólares de fondos públicos.

La denuncia de la Fiscalía responde a una resolución emitida por la Corte Suprema de Justicia, que habría establecido que el patrimonio declarado por Rosales Franco habría indicios de enriquecimiento ilícito conforme a los depósitos a sus cuentas de ahorro y corriente, así como el pago de tarjetas de crédito.

Este es el cuarto exfuncionario del expresidente Saca procesado por corrupción. Elmer Charlaix, exsecretario privado; César Funes, exsecretario de Juventud; y Julio Rank, exsecretario de Comunicaciones, fueron juzgados junto al exmandatario por formar parte de la red de corrupción que habría desviado 301 millones de dólares de las arcas del Estado.

El exmandatario y cinco de sus viejos colaboradores se declararon culpables durante el juicio para obtener una condena menor, mientras que otro se dijo inocente, pero fue condenado a 16 años de prisión.

El 9 de agosto de 2018, Saca confesó ante un juez que desvió fondos públicos para favorecer a sus empresas y terceros, y el 12 de septiembre fue condenado a diez años de prisión y obligado a regresar al Estado 260 millones de dólares. Sus exfuncionarios y los tres exempleados de Casa Presidencial también fueron declarados culpables.

Pero recientemente un tribunal superior revocó la condena impuesta por el Tribunal Segundo de Sentencia que ordenó que Saca respondiera civilmente por 260 millones. Y también favoreció a tres exfuncionarios más cercanos y tres exempleados de Casa Presidencial, a quienes se les había ordenado regresar el resto del dinero sustraído durante la administración de Saca.

En su resolución, la Cámara de lo Penal dijo que tanto Saca como los otros seis vinculados a la trama de corrupción no deben de regresar el dinero por el momento, y ordenó que se siga el proceso de recuperación del dinero apropiado, a través de un juicio civil.

El expresidente y los demás funcionarios condenados continúan presos en el Penal La Esperanza, en la periferia norte de la capital, ya que el fallo de la cámara no afecta esa parte de su condena.

Saca, que llegó al poder postulado por el derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), fue detenido el 30 de octubre de 2016 y se convirtió en el tercer exmandatario salvadoreño en ser procesado judicialmente por enriquecimiento ilícito o por desvío de recursos públicos durante su mandato. Los otros son Francisco Flores (1999-2004), quien murió de un derrame cerebral mientras estaba en arraigo familiar, y Mauricio Funes (2009-2014).