'El inca y el conquistador', la exposición sobre Atahualpa y Francisco Pizarro llega a París

  • Pizarro llegó en 1524 a Birú, el Imperio inca de Perú, el más extenso de la América precolombina, donde Atahualpa se erigía como emperador poco después.
  • Una exposición en París analiza la historias de la conquista a partir de la figura del inca, ejecutado por los españoles, y el conquistador, muerto en una guerra.
  • Mapas, armaduras, pinturas, textiles, cerámicas y orfebrería se completan con crónicas que revelan diferencias en los hechos según los narren españoles o incas.
<p>Cuandro de fecha y autor desconocidos que ilustra la fundación de Lima en 1535 con Pizarro presidiendo el acto</p>
Cuandro de fecha y autor desconocidos que ilustra la fundación de Lima en 1535 con Pizarro presidiendo el acto
© Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, Lima

Francisco Pizarro (1478-1541) llegó a América en 1502, en concreto a la isla de La Española (dividida en la actualidad en dos países, la República Dominicana y Haití). Inquieto y ambicioso, buscó socios y viajó en 1524 a Birú, el Imperio inca de Perú, el más extenso de la América precolombina, con cerca de dos millones de kilómetros cuadrados, en el que se sabía que abundaban el oro y la plata.

Sólo unos años después de la llegada de Pizarro, en 1532, Atahualpa (1500-1533) se erigía como emperador tras matar a su hermano Huáscar. Al saber del avance de los españoles a través de espías que vigilaban a los soldados en el camino, el gobernante inca lo tomó como un buen presagio. De tez blanca y barba y cubiertos de armaduras, se asemejaban a una de las formas que adoptaba al dios Viracocha, de ojos verdes y barba blanca, que debía llegar por el océano para estabilizar el imperio. Sería sin embargo el comienzo de un trágico enfrentamiento: Atahualpa fue el último emperador inca y murió ejecutado por las tropas de Pizarro.

En París, el Musée du quai Branlyanuncia para el día 23 de junio la inauguración de L'Inca et le Conquistador (El inca y el conquistador), una exposición articulada en torno a las figuras de Atahualpa y Francisco Pizarro. Se podrá visitar en el museo etnológico de la capital francesa hasta el 20 de septiembre.

'Dos destinos'

Desde 1520 al asesinato de  Pizarro —como consencuencia de una guerra civil entre conquistadores— en 1541, la colección de arte y objetos incas e hispánicos ilustra episodios de la conquista a la vez que explora el encuentro de dos mundos radicalmente diferentes, que experimentarían a partir de entonces una revolución política, económica, cultural y religiosa.

El arte y los objetos demuestan poder en la etapa anterior al enfrentamientoEn el espacio que narra la conquista del Nuevo Mundo, los primeros tiempos del avance se traducen en mapas de principios del siglo XVI, armaduras, crónicas y grabados que construirían la versión española de los hechos. Dos destinos es la sección dedicada al mostrar cómo ambos imperios estaban en expansión. Armas, armaduras, pinturas, textiles, piezas de orfebrería y cerámica funcionan como demostraciones de poder en la etapa inmediatamente anterior al enfrentamiento.

Los recorridos paralelos se unen en Cajamarca, la ciudad del norte de Perú en la que tuvo lugar el encuentro decisivo entre Atahualpa y Pizarro el 16 de noviembre de 1532 y que finalizó con el ataque de las tropas españolas, que apresaron al líder inca y lo mantuvieron cautivo durante un año, le exigieron gran cantidad de oro y plata para su liberación y, aunque recibieron el botín, lo mataron igualmente. Documentado por cronistas españoles e indios, el episodio tiene versiones muy diferentes que se detallan en la exposición.