'NYT' revela que hubo asesinatos indiscriminados por parte de militares de élite de EU en Oriente

  • El Equipo 6 SEAL, una unidad secreta antiterrorista que, por ejemplo, fue la encargada de acabar con Bin Laden, está en el punto de mira.
  • Les acusan de utilizar 'tomahawks' o hachas indias fabricadas por encargo para los combates cuerpo a cuerpo.
  • Esta organización es tan secreta que no se sabe ni de cuántos efectivos está formada ni se informa sobre su actividad.
<p>Una imagen de un comando de los Navy SEAL de los EE  UU.</p>
Una imagen de un comando de los Navy SEAL de los EE  UU.
Página oficial de los Navy SEAL

El diario The New York Times ha publicado un reportaje en el que revela que el Equipo 6 SEAL, una fuerza de élite antiterrorista del Ejército de los Estados Unidos, ha cometido asesinatos indiscriminados en sus operaciones en Oriente (Afganistán o Irak), incluidos civiles o personas que no estaban entre los objetivos de las operaciones.

En una extensa pieza, firmada por seis periodistas del periódico, se cuenta cómo un oficial del ejército británico se enfrentó a ellos tras un caso de asesinatos indiscriminados en Helmand, Afganistán. Además, citando a fuentes afganas, el Equipo 6 SEAL acabó con la vida de seis menores en un ataque en 2009 en la provincia de Kunar.

La información recoge el testimonio de un exoficial de los SEAL que revela que los miembros de la fuerza participan en matanzas masivas, llegando incluso a mutilar a sus víctimas.

Uno de los detalles de la información apunta a que algunos de los miembros del grupo llevan 'tomahawks' o hachas guerreras de los nativos americanos. Al parecer, las encargan a un artesano de Carolina del Norte que las fabrica y luego las utilizan en combates cuerpo a cuerpo.

El Equipo 6 SEAL fue el encargado, por ejemplo, de acabar con la vida de de Osama Bin Laden en una operación relámpago llevada a cabo el 1 de mayo de 2011 en Pakistán. Su número de miembros se desconoce, por ser materia reservada, y ni la Casa Blanca ni el Departamento de Defensa de Estados Unidos realiza nunca comentarios sobre su actividad. Sí se sabe, en cambio, que desde los ataques del 11-S su dotación se ha multiplicado.