Medidas adicionales de seguridad
Un cinturón de seguridad inflable desarrollado por Ford que, de forma similar a un airbag, se llena de aire comprimido cuando los sensores del vehículo detectan la colisión.

Takata Corp. planea remplazar la sustancia química en las bolsas de aire que ha sido vinculadas con un defecto responsable de al menos seis decesos y más de 100 lesiones, informó el lunes un directivo de la empresa.

Kevin Kennedy, vicepresidente ejecutivo de la firma japonesa en Norteamérica, planea decir ante legisladores estadounidenses que la empresa lamenta "profundamente" cada caso de ruptura que involucra a sus bolsas de aire, en especial aquellas que causaron lesiones o muertes.

Presentará a la Cámara de Representantes el martes que el porcentaje de infladores de bolsas de aire que tienen un problema

Kennedy dice en un testimonio escrito que presentará a la Cámara de Representantes el martes que el porcentaje de infladores de bolsas de aire que tienen un problema es "extremadamente pequeño", pero que Takata los reemplazará todos.

La empresa declaró defectuosas 33,8 millones de bolsas de aire defectuosas bajo un acuerdo alcanzado con los reguladores en Estados Unidos, el retiro más extenso en la historia del país.

Una sustancia polémica

Los problemas con las bolsas de Takata comenzaron a surgir hace casi una década. El nitrato de amonio puede explotar con demasiada fuerza, lo que puede romper un inflador de metal y arrojar fragmentos de éste hacia el habitáculo.

Los rivales de Takata usan otro tipo de infladores que no son nitrato de amonio.

"Estamos trabajando con nuestros socios fabricantes de autos para transitar a versiones más nuevas de infladores en nuestros kits de remplazo, o infladores hechos por otros proveedores que no contengan nitrato de amonio", dijo Kennedy en el testimonio preparado para la subcomisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Aunque la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) y la industria automotriz todavía tratan de determinar exactamente qué hizo que explotaran los infladores de Takata, la agencia dijo la semana pasada que decidió retirar los infladores inmediatamente para proteger a la gente.

Kennedy agregó que ha habido menos de nueve fallas que causaron la ruptura de las bolsas de aire en Estados Unidos por cada 100.000 despliegues. La mayoría de ellas ocurrieron en partes del país con mucho calor y humedad, señaló.

"Es inaceptable para nosotros e incompatible con nuestra misión de seguridad que siquiera uno de nuestros productos no funcione como se preveía y ponga a las personas en riesgo", dice Kelly en su testimonio escrito.