Obama pide al Senado renovar los poderes de las agencias policiales contra el terrorismo

  • El denominado USA Freedom Act expira el domingo.
  • Otorga a las agencias policiales del país poderes especiales contra el terrorismo.
  • Enfrenta rechazo por incluir el programa de recolección de metadatos telefónicos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió este viernes al Senado completar la renovación de la llamada USA Freedom Act que expira el domingo y otorga a las agencias policiales del país poderes especiales en la lucha contra el terrorismo.

Indiqué a Mitch McConnell y a otros senadores que espero que actúen y lo hagan de manera expeditaLa iniciativa de ley, que incluye reformas al polémico programa de recolección de metadatos telefónicos, fue aprobada en la Cámara de Representantes pero es rechazada por un grupo de senadores encabezados por el republicano de Kentucky Rand Paul.

Obama, acompañado de la procuradora Loretta Lynch, sostuvo que el proyecto de ley contó con "abrumador" apoyo bipartidista en la Cámara Baja, además de ser respaldado por las agencias policiales, por lo que pidió al Senado completar el proceso de aprobación.

"Indiqué a Mitch McConnell (líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta) y a otros senadores que espero que actúen y lo hagan de manera expedita", dijo el presidente.

Para aprobar la legislación, el Senado tendría que regresar a sesionar el domingo en la tarde y aprobar la versión de la Cámara de Representantes sin posibilidad de enmiendas.

Sin embargo el senador Paul mantiene su oposición a la iniciativa, porque considera inconstitucional el programa de recolección de metadatos telefónicos de los estadunidense.

El pasado 7 de mayo el programa original de recolección de información telefónica conducido por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) fue dictaminado como ilegal por la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito.

El programa, conocido a raíz de las revelaciones del ex analista y contratista Edward Snowden, incluyó la recolección de los metadatos de millones de llamadas telefónicas bajo el argumento oficial de que era una herramienta clave en la guerra contra el terrorismo.

La Sección 215 de la Ley Patriótica dotó al gobierno federal de facultades especiales para investigar y prevenir actos de terrorismo, incluida la posibilidad de solicitar autorización judicial para obtener evidencias de planes terroristas o actividades clandestinas.

De acuerdo con la descripción oficial del programa de la NSA, los metadatos recolectados incluían la identificación del número que originó la llamada, el destinatario y la duración de la llamada, pero no contemplaba su grabación, salvo en casos específicos autorizados por un juez.