Las autoridades recuperaron el viernes otros cuatro cadáveres de las crecidas en Texas, lo que aumentó el saldo total de muertes causadas por tormentas récord que continúan inundando calles y viviendas.

Al menos 28 personas han muerto en todo el país por las tormentas, 24 de ellas en Texas. Por lo menos 11 siguen desaparecidas en el estado.

Varias carreteras de Texas amanecieron sumergidas el viernes y más hogares estaban bajo amenaza luego de una nueva ronda de lluvias que se sumó a los daños de las tormentas ya existentes.

Los meteorólogos señalan que el Río Colorado en Wharton podría desbordarse el sábado La línea de tormentas que se paralizó sobre Dallas dejó hasta 18 centímetros de lluvia durante la noche. La lluvia se coló a las casas y dejó a cientos de conductores varados, muchos de ellos a lo largo de las carreteras que quedaron prácticamente cerradas ante los elevados niveles de agua y los vehículos abandonados.

Los cuerpos de rescate respondieron a cerca de 260 llamados entre los que se incluían vehículos atascados y accidentes, de acuerdo con las autoridades.

El Río Colorado en Wharton y los ríos Brazos y San Jacinto cerca de Houston, eran los principales focos de preocupación mientras las aguas se movían del norte y centro de Texas hacia el Golfo de México.

El Servicio Nacional de Meteorología reportó récords de lluvia en diversas partes del estado, desde Corpus Christi a lo largo de la costa del Golfo de México hasta Gainesville, cerca de la frontera con Oklahoma. Incluso Amarillo, en el polvoriento Texas Panhandle, está en su segundo mes más lluvioso registrado, dijo el meteorólogo Dennis Cain, de Fort Worth.

Los aguaceros han inundado un estado que hasta recientemente sufría de una severa sequía. Ríos y lagos desbordados pudieran no regresar a sus niveles normales hasta julio.

"En muchos lugares hemos excedido el año más lluvioso en la historia", dijo Cain. "Estamos hablando de algo que pasa una vez cada 150 o 200 años. Es asombroso".

Se esperan inundaciones graves

El Río Brazos, cuyo nivel se había ido reduciendo, nuevamente creció el viernes por encima de su nivel en el condado de Parker, al oeste de Fort Worth, y se esperaba que aumentara ante la apertura planeada de las compuertas de la presa en el Possum Kingdom, río arriba. Se solicitó la evacuación voluntaria de unas 250 casas en la zona cercana al río.

Con el agua circulando rápidamente río abajo, se esperaban inundaciones graves en las comunidades de Simonton y Thompsons. De acuerdo con el jefe de policía del condado de Fort Bend, Troy Nehls, ya se solicitó el desalojo de algunos residentes de Simonton.

Los meteorólogos señalan que el Río Colorado en Wharton podría desbordarse el sábado, provocando una gran inundación en la comunidad ubicada a 96 kilómetros al suroeste de Houston. Ya se realizan evacuaciones voluntarias en la parte baja de la ciudad.