El artista Richard Prince vende fotos ajenas de Instagram por 90,000 dólares cada una

  • El fotógrafo y pintor exhibió en una feria neoyoquina capturas de pantalla de usuarios de la red.
  • Vendió cada captura en 90.000 dólares.
  • La venta reabre el debate sobre los derechos de autor.
<div id=":ntx.ma" class="Mu SP" style="font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; line-height: 16px; margin-bottom: 6px; transition: opacity 0.218s ease; -webkit-transition: opacity 0.218s ease; opacity: 1; word-wrap: break-word; word-break: break-word; outline: none; color: #262626; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; letter-spacing: normal; orphans: auto; text-align: start; text-indent: 0px; text-transform: none; white-space: normal; widows: 1; word-spacing: 0px; -webkit-text-stroke-width: 0px;"><div id=":ntx.co" class="tL8wMe xAWnQc" style="font-family: arial, sans-serif; outline: none; text-align: left;">Richard prince exhibe capturas de pantalla de fotografías de usuarios de Instagram en una feria de Nueva York. </div></div>
Richard prince exhibe capturas de pantalla de fotografías de usuarios de Instagram en una feria de Nueva York.
MARCO SCOZZARO / FRIEZE

El fotógrafo y pintor Richard Prince presentó en la Feria de Arte Frieze de Nueva York la exposiciónNuevos Retratos, una muestra que exhibía capturas de pantalla de fotografías publicadas por usuarios en Instagram, sin contar con el consentimiento de los verdaderos autores de esas imágenes.

Si alguien siente que sus derechos de autor han sido violados, pueden escribirnos y nosotros tomaremos las medidas oportunas

Prince consiguió vender casi todas las imágenes a un precio de 90.000 dólares cada una. La venta de estas capturas de pantalla y su posterior alteración ha provocado, por consiguiente, un gran revuelo en las redes sociales, según informa el diario estadounidense The Washington Post.

"Los usuarios de Instagram son dueños de sus fotografías. Punto. Si alguien siente que sus derechos de autor han sido violados, pueden escribirnos y nosotros tomaremos las medidas oportunas", comentan al mismo diario fuentes de la red social.

Nuevos Retratos se exhibió por primera vez el pasado año en la Galería Gagosian de Nueva York, pero el pintor no procedió a lucrarse con la venta de las instántaneas hasta este mes de mayo, un acontecimiento que ha reabierto el debate sobre los derechos de autor en Internet. "Soy muy fan de la apropiación, pero si ganas dinero creo que es necesario compensar económicamente al artista original", comenta una usuaria en Twitter. 

Lejos de arrepentirse, Prince ha decidido responder a las críticas a través de su perfil oficial de Twitter. "¿Estoy preocupado por idiotas y estúpidos? En absoluto".

Un fotógrafo reincidente

En el caso de Prince, el hecho de hacer capturas de pantalla a otras fotografías se remonta a los inicios de su carrera profesional, cuando comenzó a fotografiar revistas, anuncios y libros en la década de los 70; un trabajo que terminó llevándole a los tribunales.

En 2008, en concreto, el fotógrafo francés Patrick Cariou le denunció por copiar una sesión que realizó de la comunidad rastafari en Jamaica. A pesar de que al principio ganó Cariou, la corte terminó dando la razón a Prince al entender que no se trataba de plagio puesto que había "transformado" el trabajo inicial del francés.