El gobernador Greg Abbott declara estado de emergencia en 24 condados de Texas

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el estado de emergencia en 24 condados del estado, ante las inundaciones provocadas por las lluvias de los últimos días, que han dejado al menos una persona muerta y 12 desaparecidas.

“El estado de Texas ha tomado rápidas medidas para el envío de todos losrecursos disponibles para ayudar a los afectados por este sistema de clima severo”, dijo Abbott, al proclamar la emergencia de desastre.

Mis pensamientos y oraciones están con todas las comunidades que están sufriendo “Mis pensamientos y oraciones están con todas las comunidades que están sufriendo como consecuencia de este desastre climático y estoy agradecido con los socorristas que han trabajado incansablemente para proporcionar refugio, atención y recursos a las zonas afectadas”, dijo.

Las autoridades están buscando este lunes a doce personas en el centro de Texas después de que la región fuese devastada por varias tormentas torrenciales e inundaciones posteriores, según reporta el diario USA Today.

Las ciudades del condado de Hays de San Marcos y Wimberley sufrieron grandes daños tras las lluvias torrenciales del sábado que destruyó más de 350 casas y 2,000 residentes desplazados, dejando al menos ocho desaparecidos, según las cadenas KVUE-TV y KXAN-TV.

Una línea de tormentas que se extiende desde el Golfo de México hasta los Grandes Lagos descargó lluvias récord en partes de las Planicies y el Medio Oeste, provocando varios tornados y causando grandes inundaciones.

El Servicio Meteorológico Nacional (NSW) advirtió el lunes de nuevas tormentas y más inundaciones en partes de Texas luego dela intensa jornada vivida el lunes.

The Weather Channel advirtió en su cuenta de Twitter que el peligro de inundaciones en Texas y Oklahoma aún no ha terminado, y advirtió de una amenaza de tornado en algunas partes del estado de Texas, incluyendo San Antonio, Austin y Del Río.

Tres muertos

Un bombero en Oklahoma murió al ser arrastrado por la crecida cuando trataba de rescatar a 10 personas, y una mujer en Tulsa murió en un choque de tráfico.

En Texas, el cuerpo de un hombre fue recuperado de una zona inundada a lo largo del río Blanco, cuyas aguas se elevaron 7,9 metros (26 pies) en apenas una hora y dejaron montones de escombros de hasta seis metros (20 pies) de altura, informaron las autoridades.

"Las cosas lucen bastante mal allí", dijo la coordinadora de emergencias del condado Hays, Kharley Smith, al describir la destrucción en Wimberley, parte de un corredor entre Austin y San Antonio. "Tenemos calles completas en las que solamente quedaron una o dos casas en pie y el resto están reducidas a losas en el suelo".

Más de 350 viviendas en el pueblo de Wimberley fueron arrasadas por inundaciones repentinas.

Este mayo ha sido ya el más lluvioso en la historia para varias ciudades de la región Los ríos se desbordaron tan rápidamente que varias comunidades amanecieron el domingo rodeadas de agua. El río Blanco subió 12 metros (40 pies) por encima de su nivel normal, más del doble de su nivel de inundación de 13 pies, inundando la carretera Interestatal 35 y forzando a cerrar partes de la transitada carretera norte-sur. Socorristas usaron botes y helicópteros para rescatar a la gente en el lugar.

Dallas también enfrentaba graves inundaciones, con expectativas de que el río Trinity alcance 12,2 metros (40 pies) por encima de su nivel normal el lunes y azote las bases de un parque industrial. Los ríos Red y Wichita también rebasaron el nivel de inundación.

Este mayo ha sido ya el más lluvioso en la historia para varias ciudades de la región. En lo que va de año, Oklahoma City ha registrado 69,52 centímetros (27,37 pulgadas) de lluvia. El año pasado a estas alturas, la capital estatal apenas tuvo 10,9 centímetros (4,29 pulgadas).

Entre las razones se encuentra un calentamiento prolongado de las aguas superficiales del Pacífico, algo que generalmente resulta en un aire más templado, sumado a una inactividad de la corriente en chorro del sur y abundante humedad del Golfo de México, dijo el meteorólogo Forrest Mitchell, de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Norman, Oklahoma.

"Parece que con la lluvia que está cayendo ahora finalmente se va a acabar la sequía" que ha azotado los estados del sur de las Grandes Llanuras durante años, dijo Michell, e hizo notar que el agua ahora alcanza unos dos pies por debajo de la superficie del suelo y que muchos lagos y represas están llenos.

Wichita Falls estaba tan seca que tuvo que obtener aprobación regulatoria de Texas para reciclar y tratar sus aguas albañales tras quedarse sin agua potable. Para el domingo, la ciudad había recibido lluvias récord, casi 35,56 centímetros (14 pulgadas) en lo que va de mayo.