B.B. King atrajo una ovación de pie de 45 segundos el sábado en medio de reflexiones y recuerdos sobre su vida durante un homenaje al que asistieron más de 350 familiares y amigos en Las Vegas.

Durante una ceremonia íntima de dos horas hubo más risas que tristezaOcho de los 11 hijos adultos del legendario músico de blues y más de 10 de sus 35 nietos hablaron durante una ceremonia íntima de dos horas en la que hubo más risas que tristeza.

Como dijo su nieta Landra Williams, para todo el mundo King era una leyenda. Para su familia era amor.

Los guitarristas de rock Carlos Santana y Richie Sambora estuvieron presentes.

Por su parte, el baterista de King durante 37 años, Tony Coleman, prometió que seguirá tocando blues con clase, dignidad y humanismo, tal y como B.B. King le enseñó a hacerlo.