Organizaciones benéficas contra el cáncer estafaron 187 millones en un "fraude masivo y nacional"

  • Dos de las organizaciones implicadas han aceptado un acuerdo previo con los demandantes.
  • Les acusan de gastar el dinero en cruceros por el Caribe, viajes a Disney World, entradas de conciertos o suscripciones a páginas de citas.
  • Los acusados solo emplearon el 3 % de los fondos a la beneficencia.

La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) y las fiscalías generales de los 50 estados y del Distrito de Columbia presentaron hoy una demanda conjunta contra cuatro organizaciones benéficas contra el cáncer por estafar 187 millones de dólares a sus donantes.

Según la demanda presentada en un juzgado de Arizona, Cancer Fund of America, Children's Cancer Fund of America, Cancer Support Services y The Breast Cancer Society son organizaciones benéficas fraudulentas que estafaron a sus donantes entre 2008 y 2012, informó la fiscalía de Nueva York en un comunicado.

Dos de las organizaciones implicadas y los tres individuos que las dirigen han aceptado las bases del acuerdo previo que proponen los demandantes, que incluye reparaciones de 137 millones de dólares, el cierre de las entidades y que sus directivos no puedan volver a trabajar para organizaciones benéficas.

El pleito continúa para el resto de los acusados.

Un fraude nacional

La demanda considera que el caso es un "fraude masivo y nacional", ya que los acusados gastaron para su propio beneficio la mayor parte de las donaciones que recibieron, ocultando a los donantes sus actividades mediante un plan de contabilidad que incluía el envío de medicamentos y otros materiales a países en vías de desarrollo.

Gastaron para su propio beneficio la mayor parte de las donaciones que recibieron

"El cáncer es una enfermedad que afecta cada año a millones de estadounidenses. La atroz argucia de los implicados privó a las legítimas organizaciones contra el cáncer y a los pacientes de cáncer de millones de dólares en donaciones", ha señalado la directora de la Oficina de Protección al Usuario de la FTC, Jessica Rich.

La nota señala que el 85 % de los beneficios fue a parar a recaudadores de fondos profesionales, mientras que el resto fue destinado a los sueldos de los directivos, que contrataron a sus amigos y familiares para ayudar a simular las operaciones.

La demanda incluye que algunos de los lugares en que los acusados gastaron el dinero, entre ellos cruceros por el Caribe, viajes a Disney World, entradas de conciertos o suscripciones a páginas de citas. Los acusados solo emplearon el 3 % de los fondos a la beneficencia.