Un policía blanco de Wisconsin no enfrentará cargos penales por balear de muerte a un hombre mestizo de 19 años que según testigos actuaba erráticamente y había agredido a dos personas, anunció el martes un fiscal.

Una ley estatal obliga a una agencia externa a encabezar las pesquisas en casos en los que policías utilizaron sus armas de fuego Ismael Ozanne, fiscal de distrito del condado Dane, que es mestizo pero se identifica como negro, dijo que no interpondrá cargos contra Matt Kenny, agente de Madison, en la muerte de Tony Robinson. Kenny baleó a Robinson el 6 de marzo en un complejo de apartamentos cerca del Capitolio estatal.

Kenny respondía a una solicitud de ayuda en la que se le informó que Robinson estaba metiéndose entre los automóviles del tránsito y había agredido a dos personas, señaló la policía, y añadió que Robinson agredió al agente después de que éste ingresó al complejo de apartamentos.

El Departamento de Justicia de Wisconsin investigó el incidente de acuerdo con una ley estatal que obliga a una agencia externa a encabezar las pesquisas en casos en los que policías utilizaron sus armas de fuego.

Ozanne dijo que la agencia le entregó el 13 de abril los informes más recientes de la investigación y desde entonces sopesa una decisión.

El incidente suscitó numerosas protestas callejeras encabezadas por el grupo llamado Coalición de Jóvenes, Talentosos y Negros.

Las movilizaciones han sido pacíficas aunque los inconformes exigen el despido de Kenny y la formulación de cargos por homicidio en su contra.

También han expresado desconfianza hacia Ozanne, del que dicen forma parte del mismo Sistema de justicia penal corrupto que se ensaña específicamente con los negros.

La policía arrestó en abril cuando menos a cuatro manifestantes porque bloquearon durante ocho horas una de las principales avenidas de Madison.