El primer ministro de Nepal, Sushil Koirala, llamó a la población a mantener la calma, ante el empeoramiento de la situación por el nuevo sismo de 7.3 grados Richter que sacudió este mediodía el centro del país y que ha dejado al menos 59 muertos.

A 17 días del terremoto de 7.8 grados, cuyas víctimas aún no terminan de contabilizarse, pero ya superan las 8,150, los nepaleses fueron sorprendidos este martes por otro fuerte temblor, que terminó de derrumbar cientos de construcciones dañadas anteriormente.

El sismo se registró a las 12:50 horas locales, con epicentro localizado en la zona de Kodari, fronteriza con la región autónoma china del Tibet, a unos 15 kilómetros de profundidad y a 75 kilómetros de Katmandú, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El jefe de gobierno pidió a los nepaleses enfrentar con tranquilidad la crisis desatada por estos desastres naturalesEn un mensaje a la nación, luego de el fuerte sismo de este martes y una serie de réplicas de hasta más de 6.3 grados, el jefe de gobierno pidió a los nepaleses enfrentar con tranquilidad la crisis desatada por estos desastres naturales.

Koirala resaltó que el gobierno está comprometido a rescatar y proporcionar alivio a las personas, que se enfrentan a una crisis agravada, luego del terremoto de este martes, según reporte de la edición electrónica del diario eKantipur.

"El gobierno intensificará las operaciones de búsqueda, rescate y socorro utilizando todos los recursos disponibles", afirmó el jefe de gobierno nepalés, tras destacar que unidades de rescate y médicos han sido enviados a los sitios más afectados para apoyar a los sobrevivientes.

"No es tan grave"

El distrito nepalí de Sindhupalchok (noroeste de Katmandú) ha sido de nuevo uno de los más golpeados este martes por el terremoto de magnitud 7,3 registrado a primera hora de la mañana.

Al menos dos personas han muerto allí, según el Centro Nacional de Operación de Emergencia —otras 34 en otros distritos y ciudades— y los heridos se cuentan por centenares, siendo el cómputo total provisional de 1,117. El epicentro del sismo se ha localizado entre Dolakha y Sindhupalchowk.

El epicentro del seísmo se ha localizado entre Dolakha y SindhupalchowkPaul Dillon, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones, explica a 20minutos que el terremoto sufrido este martes en el país no ha sido tan grave como el del pasado 25 de abril, aunque la situación en lugares como la ciudad de Chautara, capital de Sindhupalchok, es preocupante.

"Al menos 40 personas", apunta, están siendo en estos momentos atendidas por heridas de diversa consideración en el campo base de ayuda humanitaria situado en esta población —a unas tres horas de Katmandú—, aunque hay aún un número indeterminado de atrapados en edificios que se ha derrumbado, "por lo menos diez edificios de hasta cuatro alturas", asevera.

Por su parte, Devendra Tak, portavoz de Save the Children, explica que en el momento del seísmo se encontraba en Patan Hospital de Katmandú, del que mucha gente "salió corriendo" en cuanto comenzaron los fuertes temblores; esas personas se cruzaban en su camino, de hecho, con las ambulancias que llegaban al centro en tromba. "La gente permanece todavía en las calles", dice, explicando que las conexiones telefónicas son difíciles.

Misioneros salesianos que están trabajando en Katmandú aseguran que el terremoto "ha hecho que la población entre en pánico", según han informado Misiones salesianas. Por su parte, Oxfam Intermón ha relatado que su equipo en la capital ha tenido que abandonar su oficina y que poco después del seísmo se ha restablecido la corriente eléctrica. En Sindupalchowk, explican, están proporcionando desde abril "agua potable a cerca de 2.500 personas, instalando letrinas y distribuyendo refugio de emergencia".

"El suelo se ha movido con bastante violencia"

El coordinador sanitario de Médicos del Mundo en Nepal, Javier Arcos, ha relatado a Europa Press desde Katmandú que el nuevo terremoto ha provocado que el suelo se haya movido con "bastante violencia" y que la gente haya comenzado a correr.

"Estaba saliendo del Ministerio de Sanidad de una reunión precisamente de coordinación de la respuesta al terremoto y el suelo ha empezado a moverse con bastante violencia", ha explicado. "El mobiliario urbano, las farolas se balanceaban con bastante intensidad y la gente empezó a correr", ha asegurado antes de señalar que el seísmo ha durado aproximadamente "un minuto".

Arcos ha señalado que, en los últimos quince días, "ha habido muchas réplicas" del terremoto, por lo que la gente está bastante acostumbrada a "salir rápidamente a la calle y colocarse en el centro de la calzada como punto de seguridad". "Obviamente es lo que hemos hecho", ha explicado. "Por lo que he podido ver, en la zona centro de la ciudad no hay grandes daños. No he visto ningún nuevo colapso en ningún edificio", ha señalado.