El autor del atentado contra el maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, le dijo a una religiosa detractora de la pena de muerte que "nadie se merecía sufrir" como las víctimas de la doble explosión del 15 de abril de 2013.

Tres personas murieron y otras 264 resultaron heridas por el estallido de dos artefactos caseros en la recta de meta del maratón. Tsarnaev ya ha sido declarado culpable de 30 cargos y ahora el juicio contra él se encuentra en una segunda fase que podría concluir con la pena de muerte.

Lo dijo empáticamente

Una monja que se reunió cinco veces este año con Tsarnaev, Helen Prejean, ha explicado ante el tribunal que en estos encuentros el acusado aseguró que "nadie se merece sufrir" como sus víctimas. "Lo dijo empáticamente", ha apostillado.

La defensa, que ha concluido este lunes sus alegatos, mantiene que Dzhokhar Tsarnaev fue manipulado por su hermano mayor Tamerlan, coautor de los atentados y fallecido durante una persecución policial. Los abogados piden la cadena perpetua sin posibilidad de liberación.

La defensa de Tsarnaev ha subido al estrado a familiares rusos del joven que lo describieron como un niño amable y contaron su preocupación tras la conversión de su hermano y de su madre, Zubeidat Tsarnaeva, al Islam radical.

La Fiscalía tiene ahora oportunidad de presentar a sus testigos antes de que las dos partes presenten sus alegatos finales. Tsarnaev ha optado por el silencio y, en caso de ser llamado a declarar, tiene derecho a negarse.