El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, respondió el lunes a las críticas por su decisión de pedir a la Guardia Estatal que monitoree unas maniobras militares que algunos conservadores dicen es una conspiración del gobierno federal para tomar Texas.

Temores de que las venideras maniobras "Jade Helm 15" son el preámbulo de una ley marcial han circulado en medios sociales y portales conservadores desde hace meses. Luego de una atestada asamblea popular en el condado rural Bastrop sobre los simulacros militares, Abbott le escribió una carta a la Guardia Estatal y dijo que se implementarían medidas para garantizar que no se violasen libertades cívicas.

Francamente, hubo una reacción exagerada Eso desató algunas de las críticas más agudas que ha enfrentado Abbott desde que asumió el puesto en enero, incluyendo una de un exlegislador estatal republicano que acusó al nuevo gobernador de buscar "complacer a idiotas".

Abbott dijo que su pedido a la Guardia Estatal ayudaría a calmar temores.

"Francamente, hubo una reacción exagerada al simple hecho de que alguien tenía que estar a cargo de colectar y diseminar información", dijo Abbott, que habló con reporteros por primera vez desde que envió la misiva. "Nosotros decidimos desempeñar ese papel, que debería ser aplaudido".

Cuando se le preguntó si hablar del asunto legitima teorías marginales, Abbott dijo que no. Añadió que estaba respondiendo a preguntas de los ciudadanos, algo que, dijo, es la obligación del gobierno.

Algunos presentes en la reunión en el condado Bastrop le preguntaron a un comandante del ejército estadounidense si el gobierno planeaba confiscar armas o decretar la ley marcial. El juez del condado Paul Pape, que agradeció a Abbott su carta, dijo que los "teóricos de conspiraciones" y "sembradores de miedo" han estado en un frenesí.

"Yo no he visto nada que sea causa de preocupación para nadie", dijo Abbott.

El recelo sobre "Jade Helm" se intensificó por un mapa que etiquetaba a Texas, Utah y partes de California como "hostiles" para propósitos del ejercicio que comenzará en julio y se extenderá por tres meses.