Las pruebas de ADN exoneran a un inmigrante de origen mexicano acusado de violación

  • No era el agresor de una joven que lo acusó sin presentar pruebas en Miami.
  • Macías, de 20 años, fue arrestado el 13 de marzo
  • El juez Jason Birch desestimó este miércoles los cargos contra Macías y le ofreció disculpas, tras permanecer 42 días en prisión.
Pasillo de una prisión.
Pasillo de una prisión.
ARCHIVO

Miguel Macías, un inmigrante de origen mexicano, fue exonerado el miércoles de los cargos de secuestro y violación sexual, luego que se demostró, a través de exámenes de ADN, que no era el agresor de una joven que lo acusó sin presentar pruebas.

Macías, de 20 años, fue arrestado el 13 de marzo pasado después que una joven, de 18 años, llamó a la policía del condado Miami-Dade y acusó al mexicano de haberla atacado sexualmente.

En declaraciones a Notimex, Macías indicó que los agentes policiales le pusieron los cargos sin tener pruebas. "Ya me siento mejor, pero sentía desesperación sabiendo que era inocente", manifestó.

El juez Jason Birch desestimó este miércoles los cargos contra Macías y le ofreció disculpas, tras permanecer 42 días en prisión.

La joven identificó de manera errónea a Macías en una fotografía de la red social Facebook, y eso fue suficiente para señalarlo como su agresor, dijo a Notimex el abogado Mark Eiglarsh.

La joven aseguró a la policía haber conocido a Macías en diciembre pasado cuando convivía con unos amigos detrás de un supermercado y luego él le propuso llevarla a la casa, pero lo que hizo fue llevarla a un vivero en Redland, donde la violó.

Eiglarsh, quien citó a una rueda de prensa para poner en evidencia "el error" de la oficina de la fiscalía del condado Miami-Dade, lamentó la forma de impartir la justicia.

"La verdad es que uno no presenta cargos si no tiene las pruebas, aquí era solo la palabra de la mujer", dijo Eiglarsh, quien consideró difícil ganar una demanda civil contra el gobierno por el error.

Durante el interrogatorio con la policía Macias negó en forma vehemente haber agredido a la mujer y de manera voluntaria se ofreció a dar una muestra de ADN para así demostrar que el semen encontrado en la joven no era el suyo.

Eiglarsh lamentó que durante 40 días el caso estuvo en manos de un defensor público que no hizo nada y a dos días de que la familia de Macias lo contrató, logró liberar al joven.

Macías dijo que volverá de inmediato a su trabajo en la construcción, ya que su padre Miguel Macías, originario de Durango, México, es el dueño de la compañía.