La familia de Freddie Gray condena la violencia: "No destruyan la ciudad entera sólo por él"

  • La ciudad amanece este martes devastada tras una noche de saqueos y violencia. Las escuelas de la ciudad fueron cerradas.
  • La madre de Gray, Gloria Darden, dijo que quiere justicia para su hijo pero desaprobó los disturbios.
  • "No lo hagan de esta manera", pidió Darden.

Baltimore amaneció el martes en calma luego de los disturbios de la víspera que dejaron 15 policías heridos, 202 arrestos, comercios saqueados y autos incendiados.

Un día después de los funerales del joven afroamericano Freddy Gray, cuya muerte detonó movilizaciones en repudio de la brutalidad policial, los residentes quedarán sujetos a partir de este martes a un toque queda desde las 22:00 horas hasta las 5:00 horas.

En las calles de la ciudad aún operaban autos de bomberos que tuvieron a su cargo durante la noche y la madrugada la contención de los siniestros.

Los manifestantes, casi en su totalidad adolescentes afro americanos, arrojaron piedras, tubos y botellas a la policía, además de que saquearon licorerías y tiendas, destruyeron una patrulla policial y prender fuego a una farmacia y a autos particulares.

Aunque el gobernador republicano Larry Hogan decretó la víspera estado de emergencia y anunció el despliegue de hasta cinco mil elementos de la Guardia Nacional, su presencia en las calles de la ciudad no es evidente por el momento.

Para los adolescentes menores de 14 años, el toque de queda inicia a las 21:00 horas, y sólo las personas con urgencias médicas o en ruta a su trabajo podrán circular sin ser detenidas por la policía.

El toque de queda decretado el lunes en la ciudad se mantendrá toda la semana entre las 10 de la noche y las 5 de la mañanaLos saqueos de anoche dejaron paso esta mañana al despliegue de centenares de miembros de la Guardia Nacional y policías de los estados vecinos para evitar que el martes se viva una nueva jornada de caos y violencia.

Los disturbios se desencadenaron poco después del entierro de Freddie Gray, un joven negro de 25 años que falleció el 19 de abril, cuando estaba bajo custodia policial, por una lesión de la médula espinal, en circunstancias aún bajo investigación.

Este lunes se habían suspendido las protestas pacíficas que sucedieron a su muerte por la celebración del funeral, pero la violencia estalló a última hora de la tarde, desembocando en horas de caos que obligaron a decretar la situación de emergencia en el estado y el toque de queda en la ciudad.

El comisario de la Policía de Baltimore, Anthony Batts, atribuyó anoche los altercados a "estudiantes de secundaria", que asaltaron negocios, provocaron incendios e hirieron a 15 policías, seis de los cuales están en situación de gravedad.

El gobernador de Maryland, Larry Hogan, visitó hoy a los agentes heridos y los barrios afectados por los disturbios, y quiso dejar claro que la ciudad está bajo control y que la violencia de anoche "no volverá a repetirse".

Para ello, el toque de queda decretado ayer en la ciudad se mantendrá toda la semana entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana.

Baltimore, una ciudad donde dos tercios de la población son negros, trata este martes de recuperarse de los disturbios, pero la situación dista mucho de ser normal: las escuelas están cerradas y hay un gran despliegue policial en las calles.

La familia de Gray desaprueba la violencia

Los familiares del joven fallecido, líderes religiosos y comunitarios y las autoridades han llamado a mantener el carácter pacífico que tuvieron las protestas hasta ayer y evitar la violencia.

La madre de Gray, Gloria Darden, enfatizó que si bien ella quiere justicia para su hijo, no aprueba el uso de la violencia. El lunes, los disturbios estallaron a través de Baltimore después del funeral de Gray, que llevó al gobernador de Maryland para declarar el estado de emergencia.

"No lo hagan esta manera" Darden dijo la noche del lunes. "No destruyan toda la ciudad sólo para él. Eso está mal".

El padrastro de Gray dijo estar "constenedo" al asistir a en qué había terminado toda la violencia luego de las protestas, según el portal People.com.

Los choques acabaron con incendios en las calles y mobiliario urbano dañado. Las escuelas fueron cerradas y las calles estaban tranquilas al amanecer este martes, pero Baltimore ha despertado con los restos de haber pasado una noche de tumulto y violencia.

Bandas de saqueadores, algunos armados con barras de hierro, vagaban por la ciudad, lanzando piedras a la policía, destruyendo los coches patrulla, rompiendo escaparates de las tiendas e incendiando edificios.

Todo recuerda a Ferguson tras la muerte del joven negro Mike Brown a manos de un policía. Sin embargo, el detonante de la violencia ahora ha sido la muerte de otro chico negro, Freddy Gray, un joven afro americano de 25 años, resultó herido en circunstancias que no han sido aclaradas mientras se encontraba bajo custodia policial. Unos días después murió en un hospital local por lesiones en la medula espinal.