Nepal sufrió este sábado un seísmo de 7,9 de magnitud en la escala de Richter, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que ha causado la muerte de al menos 1.457 personas, según el último balance hecho público por las autoridades de Nepal.

La cifra de heridos superaría los 1.000, según ha confirmado en Twitter el ministro de Finanzas nepalí, Ram Sharan Mahat.

Entre los fallecidos también hay menores. Una niña perdió la vida por la caída de una estatua en una localidad situada cerca de Katmandú, mientras que otra menor, de 15 años, falleció después de que el terremoto tirase el muro de su vivienda en un pueblo indio junto a la frontera.

Todos los hospitales de la capital están en estado de emergencia, mientras el personal público trabaja entre los escombros en busca de supervivientes. Las comunicaciones telefónicas y la cobertura de telefonía se han visto afectadas por el seísmo, que ha abierto grietas en calles y calzadas.

El seísmo se registró a las 6.11 horas de este sábado, a 28,1 grados latitud norte, 84,7 grados longitud este, punto que queda al noroeste de Katmandú, según informó el USGS.

Tras el movimiento telúrico de mayor fuerza se han sentido al menos al menos doce réplicas: dos de ellas marcaron 5,5 y 6,6 y al menos cuatro más fueron iguales o superiores a 5 de magnitud. El seísmo se ha sentido en el norte de la India, desde Calcuta hasta la frontera con Pakistán, especialmente en el este, en zonas del norte fronterizo con la nación del Himalaya.

En el Tíbet, región autónoma en el oeste de China fronteriza con Nepal, ha fallecido al menos una persona, según las autoridades locales. La víctima ha sido una mujer de 83 años, que falleció por el derrumbe de su vivienda en la ciudad de Shigatse.

Derrumbes y avalanchas

En varias zonas de la capital nepalí se han producido derrumbes de edificios, particularmente antiguos, incluidos templos y monumentos, y miles de personas han salido a las calles ante el riesgo de que las edificaciones colapsen.

Dos montañeros españoles que se encontraban en un campo base han resultado ilesos Al menos 50 personas han quedado atrapadas por el derrumbe en Katmandú del Dharahara o Torre Bhimsen, un emblemático monumento erigido en el siglo XIX y reconocido por su importancia arquitectónica por el Fondo de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), según medios nepalíes.

La torre fue levantada en 1832 inicialmente con un propósito militar. En su interior, una escalera de caracol conduce por los distintos pisos, un total de nueve. Desde hace una década, el monumento estaba abierto a visitas de turistas.

Varios testigos han confirmado a la cadena india NDTV y a la agencia de noticias Reuters la caída de este monumento. Imágenes en redes sociales han dado cuenta también de esta histórica pérdida.

El terremoto también ha causado avalanchas en la zona del Everest, que han sepultado algunos campamentos, especialmente los que integraban montañeros chinos y japoneses, y han causado la muerte de varios montañeros —habrían fallecido ocho, según el Ministerio de Turismo nepalí— y un número importante de heridos en el campo base al pie del Everest.

Por otro lado, dos montañeros españoles, Javier Camacho Giménez y Ricardo Fernández que se encuentran allí, han resultado ilesos. Los dos estaban en el campo base para intentar ascender a la cumbre del Lhotse sin ayuda de oxígeno ni sherpa de altura.

Según ha relatado Javier Camacho, la situación en la base del Everest es un "caos", los helicópteros no pueden acceder y se ha instalado un hospital de campaña para atender a los heridos. Tanto Camacho como Fernández han ayudado en las labores de rescate y han podido constatar ya la muerte de varios montañeros y calculan que en torno a otros 40 han resultado heridos.

Nepal alberga la cordillera más alta del planeta. En ella se encuentra la principal cumbre de la Tierra, el Everest, que llega a una altura de 8.848 metros. Otras 14 cimas de esta cordillera también superan los 8.000 metros.

Otros seísmos que han afectado al Himalaya

Este terremoto en Nepal se suma a otros tantos que han sacudido esa zona. Así, el último temblor en la zona tuvo lugar el 18 de septiembre de 2011, cuando más de un centenar de personas murieron como consecuencia de un terremoto de 6,9 de magnitud en la escala de Richter. Este movimiento telúrico sacudió la cordillera del Himalaya y afectó, entre otras, a zonas de Nepal y Tíbet.

En agosto de 1988, cerca de mil personas fallecieron a causa de un seísmo que asoló la parte central y oriental de Nepal y el estado indio de Bihar. En agosto de 1980, otro seísmo de 6,5 de magnitud en las escala de Ritcher se cobró la vida de más de un centenar de personas.

No obstante, el terremoto más importante registrado en la zona ocurrió en enero de 1934, cuando un temblor de una magnitud de 8,4 asoló parte de la India y Nepal. A causa de este seísmo, se estima que pudieron morir cerca de 15.000 personas.