Pocas semanas antes que expire una ley clave de vigilancia electrónica, varios senadores republicanos han presentado una propuesta de legislación que permite a la Agencia de Seguridad Nacional seguir recopilando registros de llamadas telefónicas de casi todos los habitantes de Estados Unidos.

La medida presentada por el líder de la mayoría, Mitch McConnell, y el presidente de la Comisión de Inteligencia, Richard Burr, se salta a las comisiones del Senado y reautoriza partes de la Ley Patriota, incluida una cláusula bajo la cual la NSA exige a las compañías telefónicas que entreguen registros de la mayoría de las llamadas realizadas por líneas tradicionales.

La medida presentada se salta a las comisiones del Senado y reautoriza partes de la Ley Patriota Después que la existencia del programa fue revelada en 2013 por Edward Snowden, ex contratista de la NSA, el presidente Barack Obama y muchos legisladores pidieron aprobar una ley para poner fin a esa recopilación, pero la iniciativa no avanzó el año pasado. Sus defensores esperaban que la expiración de ciertas cláusulas de la Ley Patriota el 1 de junio obligaría a tomar en cuenta tal medida.

Un grupo bipartidista de representantes tiene planeado presentar un proyecto de ley a tal efecto el miércoles más tarde, llamado USA Freedom (Ley de Libertad).

Pero la medida de McConnell y Burr muestra que entre los líderes republicanos hay apoyo a mantener la situación sin cambios. Asistentes legislativos que pidieron no ser identificados, dijeron que el fortalecimiento del grupo Estado Islámico y la amenaza de que extremistas regresen a Estados Unidos después de combatir en Siria ha cambiado el clima político hacia más tolerancia de la vigilancia electrónica.

Pero varios críticos denunciaron la iniciativa de los senadores republicanos.

"Los líderes republicanos deben estar trabajando con los miembros demócratas en leyes que protejan tanto la seguridad nacional como los derechos de privacidad de la población, pero en su lugar tratan de aprobar sin mucho alboroto la reautorización directa del programa de recolección de información que ha probado ser inefectivo e innecesario", dijo el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont.

"Para los estadounidenses preocupados por la intrusión del gobierno en sus vidas, este proyecto de ley es una patada en el estómago", dijo Harley Geiger, asesor jurídico del Centro para la Democracia y la Tecnología, un grupo de libertades civiles.