El reverendo Al Sharpton agradeció el domingo al alcalde y al jefe de la policía de la ciudad de North Charleston su manejo del caso del hombre negro Walter Scott muerto a tiros por un agente blanco.

Sharpton dio su sermón en la Iglesia Caritativa Misionera Bautista para luego encabezar la vigiliaSharpton dio su sermón en la Iglesia Caritativa Misionera Bautista a la que asistieron personas de la congregación así como el alcalde Keith Summey y el jefe de la policía, Eddie Driggers.

Después, Sharpton encabezó una vigilia para un número reducido de personas en un área cercada y de terreno pastoso en la que Scott, de 50 años, fue muerto a tiros el 4 de abril mientras huía corriendo en su intento por evitar ser detenido por una violación de tránsito.

El entonces agente Michael Slager dijo inicialmente que baleó a Scott en un forcejeo por su arma de electrochoques, sin embargo las imágenes grabadas por un transeúnte y difundidas en internet muestran cuando el policía balea al civil mientras éste huía. Slager fue despedido y es acusado de homicidio.

¿Abuso de poder o racismo?

Persiste escepticismo en cuanto a si la muerte de Scott habría sido investigada a fondo sin el videoLa muerte de Scott suscitó críticas y es considerada un incidente más en Estados Unidos en el que un agente blanco mata a tiros a un hombre negro desarmado en circunstancias cuestionables.

Al elogiar la actuación de las autoridades en torno al incidente, Sharpton dijo que el veloz proceder del alcalde y del jefe de la policía podría marcar la pauta para el manejo de futuras crisis relacionadas con conducta indebida de algunos policías en el país.

A pesar de las medidas que adoptó la ciudad y los elogios de Sharpton, persiste cierto escepticismo en cuanto a si la muerte de Scott habría sido investigada a fondo sin el video del testigo.

"El alcalde y el jefe de la policía hicieron lo que tenían que hacer porque nadie de nosotros está ciego", declaró Keith White, de 60 años, de North Charleston, antes de la misa. "Todos vieron el video y ellos hicieron lo que estuvieron obligados a hacer una vez que el video se hizo público".

El proceder de las autoridades y la comunidad local fue distinto al registrado en Ferguson, Missouri, donde las protestas por la muerte a tiros de Michael Brown a manos de un policía blanco y la decisión de un jurado investigador de no procesar al agente implicado derivaron en violencia y expusieron las notables desavenencias sociales que existen entre los habitantes blancos y negros en la zona.

Algunos habitantes de North Charleston conjeturaron que el abuso del poder y la confianza del público en relación a la policía son situaciones que quizá tuvieron un papel más crucial que el racismo en la muerte de Scott.

"No se trata del color de la piel, se trata de la justicia social. Cuando todos practicamos la justicia social todos somos libres", dijo Mattese Lecque, habitante de North Charleston que asistió el domingo al sermón de Sharpton. "A veces se necesita un desastre para que haya un cambio, y eso es lo que está ocurriendo ahora".