Obama cree que los tiempos de "interferencia" de EU en América Latina han acabado

  • Estas fueron algunas de las palabras del presidente estadounidense durante su intervención en la Cumbre de las Américas.
  • Obama ha defendido el acercamiento entre Washington y La Habana e insistio que su objetivo es mejorar la vida de los cubanos pese a las "diferencias".
  • El presidente de EU aprovechó para verse con opositores cubanos y venezolanos, antes de la reunión que tendrá con Raúl Castro.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha afirmado este viernes que los tiempos de "interferencia" de Estados Unidos en Latinoamérica han acabado, durante su intervención en la Cumbre de las Américas en Panamá.

"Los días en que nuestra agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía interferir con impunidad están en el pasado", ha dicho el mandatario estadounidense, ante la reunión de este fin de semana con el presidente cubano Raúl Castro. 

También somos diferentes a nuestros aliados más cercanos y no hay nada malo en ello Obama aprovechó el foro para defender el acercamiento histórico entre EU y Cuba, y reiteró que su objetivo fundamental es mejorar la vida de los cubanos pese a las "diferencias" que existan entre los dos Gobiernos. "También somos diferentes a nuestros aliados más cercanos y no hay nada malo en ello", anotó.

El presidente habló en general de los "riesgos" para los derechos humanos y las libertades fundamentales que todavía existen en la región y en otras partes del mundo, pero no mencionó específicamente casos de opositores venezolanos o disidentes cubanos. Tampoco condenó los denunciados "ataques" contra disidentes cubanos en incidentes ocurridos el miércoles en Panamá, algo sobre lo que sí expresó este viernes preocupación la Casa Blanca.

Reunión con los opositores cubanos

Obama también se reunió este viernes en Panamá con opositores cubanos y venezolanos y pidió a los Gobiernos de la región que no teman a la sociedad civil y que haya respeto mutuo pese a las "diferencias".

Según la información facilitada por la Casa Blanca, que no dio detalles de las conversaciones, entre los asistentes al encuentro con Obama estaban el opositor cubano Manuel Cuesta Morúa, de tendencia moderada, la también cubana Laritza Diversent y la abogada y defensora de derechos humanos venezolana Rocío San Miguel.

El presidente de EU, que llegó el jueves en Panamá procedente de Jamaica para asistir a su tercera Cumbre de las Américas, tuvo este viernes una intensa agenda que comenzó con una visita al Canal e incluyó un encuentro con el mandatario panameño, Juan Carlos Varela, otro con presidentes centroamericanos y la participación en dos foros, el empresarial y el de la sociedad civil.

En este último acto pronunció un discurso muy aplaudido durante el que afirmó que "las naciones fuertes no tienen miedo" a la sociedad civil, sino que, al contrario, "reciben con los brazos abiertos, apoyan y fortalecen a los ciudadanos activos".

Obama subrayó que cuando su país habla en favor de "alguien que está en prisión" solamente por cuestionar al poder lo hace porque "es lo correcto".

La sociedad civil es "la conciencia de nuestros países", remarcó Obama, al llamar a "rechazar la violencia o intimidación que va dirigida a silenciar las voces de la gente". "Creemos que los países fuertes y exitosos requieren de sociedades civiles fuertes y dinámicas", enfatizó el mandatario estadounidense, cuyo discurso fue interrumpido varias veces por aplausos.