Los famosos se blindan contra las molestias de los paparazzi

  • Muros ciclópeos, torres de vigilancia y jardines engalanados por sensores de movimiento son algunos de los recursos que utilizan para evitarlos.
  • George Clooney es uno de los objetivos favoritos de los fotógrafos y se ha visto obligado a recurrir a las autoridades.
  • El afán por ahuyentar a los paparazzi ha inspirado los inventos más disparatados, como ropas reflejantes o escudos para yates.

Muros ciclópeos, torres de vigilancia y jardines engalanados por sensores de movimiento. El deseo de los famosos por preservar su intimidad ha dado lugar a una arquitectura de creatividad acorazada y alto standing.  Sin embargo, esta no siempre es suficiente para frenar el interés de los paparazzi y curiosos como bien sabe el actor George Clooney, quien desde que se casó el pasado mes de septiembre con Amal Alamuddin, se ha convertido en uno de los objetivos favoritos de los flashes.

Ahora, con el fin de poder disfrutar de sus estancias en su residencia del lago de Como (Italia) sin fisgones, el intérprete ha recurrido a las autoridades locales. De acuerdo con el diario The Daily Telegraph, el alcalde de Laglio, municipio al que pertenece la mansión del cineasta, ha emitido una ordenanza que insta a los viandantes y reporteros gráficos a permanecer alejados de Villa Oleandra y Villa Margarita, las dos viviendas contiguas propiedad de Clooney.  Así, tanto los que aparquen su coche o su bote a menos de 100 metros de distancia, como los que merodeen junto a la puerta del actor, se enfrentan a multas de 500 euros, una medida similar a la que el Ayuntamiento de la zona impuso el pasado verano, durante las vacaciones del artista.

Desde 2013, los fotógrafos no pueden acercarse a la casa de Harry Styles

Las medidas escogidas por otras celebridades pasan por blindar sus residencias o acudir a la justicia.  Conocido es el cuidado sistema de seguridad de la vivienda que adquirieron en Londres los Beckham en 2013 y que incluía, según The Sun, un túnel que comunicaba la casa con una segunda propiedad, así como numerosas cámaras de seguridad. O la insistencia de Brad Pitt y Angelina Jolie para que los hoteles donde se alojan instalen paneles de reflejos 'antipaparazzi' en las ventanas de sus habitaciones.

En el caso de Shia LaBeouf, fueron sus vecinos (aunque con su respaldo) quienes decidieron erigir una torre de vigilancia y un polémico muro infinito (apodado 'La gran muralla china'), hartos de que los paparazzi pasearan por sus propiedades y "estropearan los coches" mientras trataban de tomar instantáneas de su vecino más conocido.

También fue un muro lo que barajó en 2012 la cantante Kylie Minogue, entonces pareja de Andrés Velencoso, para asegurar su tranquilidad en Tossar de Mar  (Costa Brava). En aquella ocasión, fue en balde: el Patronato de Turismo impidió su construcción ateniéndose a las ordenanzas.

En cuanto a Harris Sytles, conocido componente de One Direction, ha sido una cruzada legal iniciada en 2013 por el cantante, y que se ha resuelto a su favor, la que hoy le protege del asedio continuo de los reporteros.  Desde hace dos años, existe una prohibición que impide que los fotógrafos le persigan con motos o coches, o que se acerquen a menos de 50 metros de distancia de su domicilio.

En España, urbanizaciones como la Finca o la más reciente CiudalGolf, ambas en la provincia de Madrid,  figuran entre las favoritas de los famosos afincados en la capital por sus sofisticados sistemas de seguridad. Rodeados por bosques privados, no ahorran en cámaras de seguridad, doble cerramiento perimetral o detectores de infrarrojos.

Ropa y coches antipaparazzi

El afán por ahuyentar a los paparazzi ha inspirado los inventos más disparatados. Entre estos figuran ropas reflectantes que hacen rebotar flashes indeseados, quemando las fotos finales; escudos para yates que bloquean cualquier cámara digital próxima (dicen que lo utiliza el millonario ruso Abramovich cuando navega) o un vehículo de diseño militar dotado con escáner de retina, cámaras, sensores, puerta con estilo camuflaje y un sistema que emite descargas eléctricas si es tocado por personas extrañas.