Gobierno de Bolivia acusa a EU de financiar proyectos en su país con fines subversivos

  • Se trata de tres institutos vinculados a los partidos Republicano y Demócrata.
  • El ministro boliviano Hugo Moldiz acusó a Estados Unidos de mantener una política de permanente injerencia en los asuntos latinoamericanos.
  • En el 2008, Evo Morales expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, al que acusó de conspiración. 
El presidente de Bolivia, Evo Morales, en una fotografía de archivo.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, en una fotografía de archivo.
ARCHIVO

El Gobierno boliviano acusó este martes a tres institutos estadounidenses, vinculados con los partidos Republicano y Demócrata, de actuar en Bolivia a través de terceros con "empresas fachada" que supuestamente fomentan "formas de subversión".

El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Hugo Moldiz, dijo a medios internacionales que se reunió con el encargado de Negocios de Estados Unidos en La Paz, Peter Brennan, para hacerle saber cómo trabajan esas instituciones, sin tener presencia oficial en Bolivia. Cosas como esas son un obstáculo para el objetivo fijado en un acuerdo bilateral firmado en 2011

Se trata del Instituto Nacional Demócrata (NDI), el Instituto Internacional Republicano (IRI) y la Fundación Nacional para la Democracia (NED), según explicó el ministro boliviano, de las que esta última financia trece proyectos relacionados con sus "afanes subversivos", según sostuvo Moldiz.

El responsable boliviano acusó a Estados Unidos de mantener "una política de permanente injerencia en los asuntos latinoamericanos" y de actuar en Bolivia "con el desarrollo abierto de formas de subversión".

Para él, "cosas como esas son un obstáculo" para el objetivo fijado en un acuerdo bilateral firmado en 2011 para restituir a los embajadores con el propósito de normalizar la relación afectada en 2008 por la expulsión mutua de los diplomáticos.

Ese año, el presidente boliviano, Evo Morales, expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, al que acusó de conspiración, lo que rechazó siempre Washington, que replicó con la expulsión del embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

Morales también expulsó en 2008 a la Administración para el Control de Drogas (DEA, por su sigla en inglés) y en 2013 hizo lo mismo con la agencia de cooperación internacional de Estados Unidos (Usaid), también acusadas de supuesta conspiración.