Cruz presenta su candidatura en un discurso en Virginia: "Abolir el Obamacare no es complicado"

<p>El senador Ted Cruz lanza oficialmente su carrera presidencial.</p>
El senador Ted Cruz lanza oficialmente su carrera presidencial.
CAPTURA

El senador por Texas Ted Cruz, uno de los miembros más conservadores del partido Republicano, anunció que aspirará a la nominación para la carrera presidencial de 2016, convirtiéndose en el primero de lo que se espera sea un nutrido grupo en dejar claras sus aspiraciones a ocupar la Casa Blanca.

Cruz, de 44 años, es hijo de madre estadounidense y padre cubano y podría ser el primer presidente hispano en la historia de Estados Unidos.

Durante un discurso matinal este lunes ante cientos de estudiantes en la Universidad Liberty de Lynchburg Virginia, el senador anunció formalmente que se lanza a la carrera presidencial y se dio un baño de masas.

Imaginen un presidente, un gobierno federal, que por fin asegure nuestras fronteras "Imaginen un presidente, un gobierno federal, que por fin asegure nuestras fronteras, y un sistema de inmigración en el que por fin demos la bienvenida a aquellos que llegan persiguiendo el sueño americano", dijo.

"Ha llegado el tiempo de la verdad y la libertad...Es posible hacerlo, abolir el Obamacare no es tan complicado".

El senador se presentó ante los estudiantes como el verdadero candidato conservador y dijo que desea "restablecer la promesa (del sueño) de Estados Unidos" y la "idea revolucionaria de que nuestros derechos vienen de Dios, el Todopoderoso".

Se espera que varios republicanos más se sumen a la contienda en las próximas semanas, incluyendo el ex gobernador de Florida Jeb Bush, el gobernador de Wisconsin Scott Walker y dos compañeros de Cruz en el Senado, Rand Paul y Marco Rubio, por Kentucky y Florida respectivamente.

Cruz tiene muchos seguidores entre la base de votantes conservadores del Partido Republicano. Después ser elegido para el Senado en 2012, Cruz se colocó como un conservador intransigente dispuesto a enfrentarse tanto con demócratas como con republicanos por igual.

El senador se opone también a la acción ejecutiva de Obama para frenar la deportación de millones de inmigrantes Criticado por sus compañeros de partido, se ganó los elogios de simpatizantes del movimiento conservador Tea Party por haber encabezado una campaña de los republicanos para causar el cierre parcial del gobierno, en un intento infructuoso por bloquear el financiamiento para la ley de salud propuesta por el presidente Barack Obama.

La historia republicana reciente, sin embargo, podría jugar en contra de Cruz y otros candidatos profundamente conservadores en su lucha en las primarias y asambleas partidarias (caucus) estatales. Ese proceso de selección está dominado por los votantes más conservadores del partido y puede llevar a la proclamación de un candidato que no acepten ni los republicanos más moderados ni los votantes independientes.

El senador tiene preparado el lanzamiento de un libro a mediados de año en el que abordará los temas de su campaña por la Casa Blanca. En una entrevista reciente con The Associated Press, Cruz dijo que quiere contrarrestar las "caricaturas" que reflejan a la derecha como "estúpida", "maligna" o "loca".

"La imagen creada por los principales medios de comunicación no concuerda con los hechos", dijo.

Aunque nació en Canadá, dos abogados que han representado a presidentes de ambos partidos en la Corte Suprema escribieron recientemente en la publicación especializada Harvard Law Review que Cruz reúne los requisitos para ser candidato.

Cruz había insinuado abiertamente desde hace meses su interés en aspirar a ocupar la Casa Blanca y sus intenciones fueron confirmadas el domingo por un miembro de su equipo, que habló con Associated Press bajo condición de anonimato para no eclipsar el anuncio formal.

En política exterior, Cruz estuvo entre los 47 senadores republicanos que firmaron una carta al líder supremo de Irán advirtiéndole de que cualquier acuerdo nuclear firmado con el gobierno de Obama y las otras cinco potencias mundiales podría quedar anulado y sin efecto tras las elecciones de 2016, cuando el actual presidente abandone la Casa Blanca. Además es un importante defensor de Israel.

El senador se opone también a la acción ejecutiva de Obama para frenar la deportación de millones de inmigrantes que viven indocumentados en el país y a la apertura hacia la Cuba comunista, país natal de su padre.